Emprendedores mercantiles vs emprendedores sociales - Blog Creadess

Blog Creadess

En este espacio, los miembros de la Red CREADESS podrán compartir sus experiencias.

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Archivos
    Archivos Contiene una lista de todos los artículos de blog que se habían publicado anteriormente.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Emprendedores mercantiles vs emprendedores sociales

por en Blogs
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 6174
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir
6174

Para tener una mejor comprensión de las características de estos dos tipos de emprendedores, debemos partir de la definición de “emprendimiento”.  Una definición válida de este concepto es el proceso a través del cual un individuo identifica una idea o una oportunidad económica y toma acciones concretas para desarrollarla, transformándola en un emprendimiento. Para lograrlo, debe reunir capital, trabajo y otros recursos y los convierte en bienes o servicios. Por lo tanto, el emprendimiento privado o tradicional hace referencia a una actividad económica generadora de bienes y servicios para su venta.


El emprendimiento social difiere del emprendimiento mercantil en dos aspectos:

  1. No produce bienes y servicios para vender, sino que actúa para solucionar problemas sociales.
  2. No está dirigido hacia los mercados, sino para segmentos de la población en situación de riesgo social (exclusión social, pobreza, riesgo de vida) o para promover acciones que se traduzcan en mejoras de las condiciones de vida de grupos poblacionales.

 El elemento clave del emprendedor social es su liderazgo. Sus ideas e innovaciones no se incorporan a los productos o servicios a comercializar. Su compromiso se centra en la búsqueda de soluciones para los problemas sociales o ambientales, o en la innovación social aplicada a los procesos de transformación de la sociedad.

 Se le define emprendedor social porque el abordaje al problema social y la generación de cambios sociales implican el mismo esfuerzo y estrategias relativamente parecidas a las utilizadas por el emprendedor tradicional.  Por ejemplo, las estrategias de marketing aplicada al marketing de productos o servicios son similares pero se conocen como marketing social cuando la aplica el emprendedor social. En el primer caso van orientadas a posicionarse en la mente de los consumidores para convertirlos en clientes del producto. Buscan llegar a un mayor número de clientes y consumidores. En el caso del emprendimiento social, las estrategias están orientadas a modificar las actitudes de público objetivo, no para que consuman un producto específico, sino para que genere cambios en su vida en beneficio propio o del colectivo al que pertenece. Se mide por número de beneficiarios, directos e indirectos.

El emprendedor mercantil parte de una idea y se enfoca en las oportunidades. El emprendedor social busca soluciones innovadoras para los problemas existente o potenciales.  En ambos casos se requiere de mucha creatividad, persistencia y compromiso. Pero mientras que el emprendedor tradicional pone en riesgo su capital o el de otra persona, el emprendedor social pone en juego la vida y los valores de los seres humano. Las ideas del emprendedor convencional si son exitosas se convierten en propiedad intelectual gracias a las patentes o registros de marca. Las ideas del emprendedor social deben ser sistematizadas, socializadas y difundidas para que puedan alcanzar a un mayor número de personas. Mientras que el emprendedor busca su éxito en las ventas y los dividendos, el emprendedor social mide su retorno sobre el  impacto social de su iniciativa, en función al mayor número de personas beneficiadas  al mejorar su calidad de vida gracias al progreso material, social y espiritual.

Para el emprendedor privado el éxito económico es la clave de su propio desarrollo. Para el emprendedor social la economía está al servicio de la comunidad. Busca dinamizar la economía local y regional para impactar en mejoras en las comunidades.

El emprendimiento privado es individual, el social es colectivo. Requiere de la movilización de las personas y por eso es determinante la condición de líder del emprendedor pues debe tener la capacidad de influir en otras personas.

El emprendedor privado actúa en los mercados actuales y potenciales. El emprendedor social actúa en las comunidades afectadas por los problemas y la capacidad de multiplicar las experiencias en otros contextos.

 El ámbito de actuación del emprendedor privado es la empresa y lo mueve el afán de lucro. El del emprendedor social es la ONG, organizaciones sin fines de lucro y sin afiliación política que agrupa y moviliza personas para lograr maximizar el impacto de sus acciones.

 Resulta paradójico que en una sociedad tan materializada e instrumentalizada como la que estamos viviendo en la actualidad exista tal número de personas motivadas a trabajar por el bien común….no son muchas las que lo hacen con verdadero compromiso y responsabilidad.

 Ambos emprendedores son individuos claves en la sociedad y todos estamos comprometidos en darle el mayor apoyo posible. El emprendedor privado mueve la economía, genera mejoras en la calidad de vida de las personas al dotarlas de mejores productos y servicios, emplea mano de obra y genera riqueza. El emprendedor social trabaja para una mejor distribución de esa riqueza y para que el desarrollo no sea sólo económico y material sino para trascender hacia los planos sociales y espirituales del ser humano.

Actualmente se ha puesto en boga el tema del emprendimiento emprendedor social. En el artículo  Dos mil doce: un año clave en la lucha contra AVINA y Ashoka, se hace una crítica muy dura al perfil del emprendedor social que estas empresas buscan promover. En el artículo Sobre empresas y emprendedores sociales… ¿de qué hablamos cuando hablamos de ellos? se hace intenta definir la figura del emprendedor social y tras su lectura queda claro porque los movimientos sociales y campesinos se oponen tan duramente a esta idea del emprendimiento social. 

Las empresas, en ese afán de hacer marketing social para satisfacer sus propios intereses mercantiles (lamentablemente la mayoría no está muy interesada en satisfacer las expectativas de sus grupos de interés), pretende usar la figura del emprendedor social para permear los colectivos más vulnerables y las organizaciones sociales, indígenas, de campesinos, etc... Esto no es nuevo, se ha hecho siempre pero desde la filantropía. Muchas empresas siempre han dado recursos económicos a ONGs para que hicieran trabajo social o actividades de carácter ecológico. Pero estas organizaciones no siempre trabajaron en beneficio de los colectivos atendidos sino de sus donantes de manera indirecta. Ahora, la empresa desea hacerlo directamente, en primera persona o a través de sus fundaciones para justificar acciones de responsabilidad social. Es inevitable que se presenten conflictos porque la comunicación con los grupos sociales no es la adecuada y los intereses son encontrados.

El verdadero emprendedor social debe ser autónomo e independiente para realmente considerarse un actor del Tercer Sector y un verdadero actor del Desarrollo Sostenible.  Actualmente, gracias a las TICs se están abriendo nuevas oportunidades de obtención de recursos económicos sin depender de favores, donativos y demandas de los grupos económicos o políticos.

0

Comentarios

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Blogueros Creadess

Más Leídas de la semana

More Games

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS