comportamientos infantiles
  • El exhibicionismo de la felicidad

    La tregua de la Navidad multiplica el estrés de la dicha y dilata los límites de la t.
    La felicidad se ha convertido en una religión cuyo dogmatismo no hace otra cosa que malograrla. Más todavía cuando la redundancia de la felicidad navideña impone sus rituales de ficción. Ninguno tan grande como el nacimiento de Dios hecho niño.

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Sigue a Creadess

ÚLTIMAS ENTRADAS DE BLOG

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

NUEVOS MIEMBROS