Cómo ayudar a las niñas a descubrir su verdadero valor, según experta en salud infantil

 

POR CHANNALY PHILIPP
A lo largo de sus 32 años como pediatra, Meg Meeker ha visto a miles de niños en su consulta. Ha visto crecer a toda una generación de niños y ahora está conduciendo a sus propios hijos. Pero vaya, las cosas han cambiado desde hace solamente 10 años.

Ella recibe comentarios y preguntas de los padres como: “Mi hija de cuarto grado está a dieta, y no sé qué decirle”, “¿Cuándo debo conseguirles un teléfono celular a mis hijos?”, y “¿Cuánto tiempo en las redes sociales está bien?”. Y cuando pregunta a las adolescentes sobre sus dos mayores preocupaciones, ellas dicen, sin dudarlo, “estar lo suficientemente delgadas” y “verse sexy”.

Los padres llegan a Meeker atormentados por la ansiedad y la angustia, como ciervos frente a unos faros, sin saber qué hacer.

Pero hay esperanza... y mucha. Ella es muy directa en cuanto a los desafíos. No se puede evitar la realidad, hay que entrar con los ojos bien abiertos, pero desde un lugar de fuerza más que de miedo.

En su último libro: “Criando hijas fuertes en una cultura tóxica: 11 pasos para mantenerla feliz, sana y segura”, Meeker, madre de cuatro hijos y abuela de cinco, ofrece consejos con calidez y ánimo, con la vista puesta en las soluciones. Ella toca el tema del tiempo frente a una pantalla, la alimentación, la imagen corporal, la sexualidad, las amistades, la fe, el feminismo saludable versus el tóxico, y los roles de las madres y los padres.

Ella quiere decirles esto a los padres: No tengan miedo, pueden criar a una gran hija incluso en una cultura que le está enviando implacablemente mensajes negativos y destructivos.

“El poder reside en el padre o la madre”, dijo. “Me di cuenta hace muchos años que si realmente quiero ayudar a los niños, tengo que ayudar a sus padres”.22 niñas 05

Pediatra y autora bestseller Meg Meeker. (Blake Bekken)
Ella ha visto suficientes situaciones malas para mejorar y es optimista. Ha visto a chicas de 15 o 16 años que le han hecho pensar “no sé dónde va a terminar esto” que, 10 años después, terminan acercándose a ella en un restaurante, con un aspecto feliz y saludable.

“Siempre les digo a los padres, ya sabes, tu meta no es criar a una buena chica de 15 años, es criar a una gran chica de 25 años”, dijo Meeker. ¿Por qué 25? Solo a partir de los 20 años los jóvenes desarrollan un pensamiento más abstracto y sofisticado.

La medida del éxito
La mayoría de los padres quieren lo mejor para sus hijos, que crezcan para ser exitosos; no escatiman esfuerzos para encontrar las mejores escuelas, los mejores entrenadores, los mejores instructores de música, los mejores tutores, lo que presumiblemente y en última instancia llevará a la mejor universidad. Meeker lo sabe bien; creció en Boston y asistió al Mount Holyoke College antes de ir a la escuela de medicina (“Cuanto más grande sea la ciudad en la que vives, más dura es la presión para subir a lo que yo llamo el Tren de la Locura”, dijo).

“¿Pero qué pasa cuando todo se detiene?”, preguntó Meeker.

Por ejemplo, una niña atleta podría lastimarse y no poder correr más para una escuela de Division I. Todas las esperanzas puestas en su objetivo se verían ahora frustradas, lo que supondría un gran golpe para su identidad.

“Ella literalmente puede caer en una depresión porque no sabe quién es. No sabe realmente por qué está viva”, dijo Meeker.

“Como padres concienzudos, echamos de menos enseñar a nuestros hijos por qué están vivos. Y por eso les damos todas las cosas superficiales que los hacen sentir bien en la apariencia y nos hacen sentir como padres exitosos. Porque seamos honestos, si tu hijo va a Yale y no a una universidad comunitaria, te sientes mejor”.

En el proceso, los padres pueden estar perdiendo los fundamentos: “¿Realmente has enseñado a tus hijos a vivir una buena vida? ¿Cómo tener alegría? ¿Les has enseñado a ser resistentes, a tener un carácter profundo?”22 niñas 15

“Criar a una hija fuerte en una cultura tóxica: 11 pasos para mantenerla feliz, sana y segura” por Meg Meeker, MD (Regnery, USD 24.99)
Su verdadero valor
Y todo eso comienza con enseñarle a las hijas de dónde viene su verdadero valor. Si los padres no les enseñan, en ese vacío, ellas se dirigirán a cualquier parte: a sus compañeros, a sus maestros, a las redes sociales.

“Tenemos chicas en colegios de élite que se maquillan y se toman fotos profesionales que pueden publicar para conseguir muchos likes de sus amigos y compañeros”, dijo Meeker. “Tenemos muchas chicas en Harvard, Purdue y Princeton que tienen terribles trastornos alimenticios, porque sienten que su valor proviene de estar realmente delgadas”.

En lugar de atar sus identidades al éxito externo, los padres pueden mostrar a sus hijas que el trabajo hacia el éxito y la felicidad comienza con tener un carácter fuerte y un sentido de compasión.

“No ponga demasiada presión sobre sus hijos; asegúrese de darles primero lo más profundo. Y entonces los niños realmente prosperarán y tendrán éxito”, dijo.

4 grandes preguntas
Los niños tienen hambre de saber por qué están aquí. Con toda su intuición, saben que hay más en la vida de lo que se ve en la superficie.

“Incluso los niños de ocho y diez años saben que están viviendo en un nivel bastante superficial, y quieren ir más profundo”, dijo Meeker.

“Los padres son muy buenos para enseñar a sus hijas que se puede ser un buen jugador de fútbol, que se pueden obtener muy buenas calificaciones, pero las niñas no están satisfechas con eso. Quieren saber ‘¿por qué estoy viva?'”.

En su libro, Meeker enumera cuatro grandes preguntas que las niñas deben tener respondidas:

¿De dónde vengo?

¿Soy valiosa y significativa (especialmente para mis padres)?

¿Existe una norma moral?

¿A dónde voy a ir?

Si vienes de un lugar de fe, responder a esas preguntas es fácil.

“Si tienes una fe fuerte, puedes mirar a esa hija a los ojos y decirle: ‘No eres un accidente’. ¿Adivina qué? Fuiste creada por un Dios amoroso, que te puso aquí con un propósito”.

“Dios es bueno para los niños”, dijo. La investigación lo confirma.

“Las chicas que tienen fe son menos propensas a deprimirse, a estar ansiosas. Les va mejor en la escuela, son más propensas a permanecer más tiempo en la escuela, a mantenerse alejadas de todas las cosas malas, como las drogas, el alcohol, el sexo a una edad temprana”.

Redes sociales y la depresión
Los estudios son claros en cuanto a la conexión entre el riesgo de depresión y la cantidad de tiempo que se pasa en las redes sociales. No es de extrañar: las chicas anhelan la aprobación y las redes sociales la ofrecen, pero también pueden profundizar sus inseguridades.

“No importa cuán bella pueda verse una chica en las redes sociales, nunca es suficiente”, dijo Meeker. “Eventualmente, alguien dirá algo negativo sobre ella y eso la deprimirá. Así que ella se mete en este círculo vicioso de tratar de encontrar suficientes ‘likes‘ para sentirse bien consigo misma”.

Esta es la cuestión, señala Meeker: las redes sociales no desaparecerán, y por mucho que quieras poner su teléfono en la entrada y atropellarlo, no resolverá el problema.

En su lugar, enséñele a controlar cómo utiliza las redes sociales y los teléfonos. Si logra que su uso de las redes sociales se reduzca a 30 minutos por día, el riesgo de que sufra depresión disminuirá significativamente.

He aquí otra idea: cuando sea la hora de la cena, que todo el mundo deje su teléfono durante una hora. Esto también puede asustar a los padres, pero hacerse cargo de las pantallas en casa le enseñará a sus hijas que estarán bien sin tener alertas cada minuto, y con el tiempo las entrenará para disminuir su duración en la pantalla.

“¿Y adivinen qué? Realmente se siente bien para las hijas”, dijo Meeker.

Pero no se detenga ahí. Tenga una conversación con su hija sobre lo que realmente piensa de las redes sociales. ¿Le da valor a ella? ¿Qué tipo de valor? ¿Qué es lo que realmente le gusta de las redes sociales? ¿Piensa que el “sexting” es una forma saludable de comunicación?

Al hacer las preguntas correctas y orientarla, dijo Meeker, su hija llegará a las respuestas correctas.

No tenga miedo de ponerle límites a su hija, ya sea con las redes sociales o con otros temas, como las citas. Las hace sentir amadas y seguras.

“Enséñele a vivir dentro de esos límites, porque cuando sea mayor, entonces sabrá cómo establecerlos por sí misma”, dijo Meeker.

Víctimas del feminismo tóxico: buenos padres

Cuando Meeker era una mujer joven, Betty Friedan y Gloria Steinem fueron héroes para ella y la generación de mujeres con las que creció. El sentimiento era así, dijo Meeker: “Dijimos que íbamos a vencer a los hombres en su juego... Podemos ganar tanto dinero como los hombres y podemos hacer todo lo que los hombres pueden”. Iban a trabajar 60 horas a la semana y a criar niños sanos por encima de eso.

Se dieron cuenta de que no funcionaba, pero el feminismo seguía creciendo. “Se transformó en esta división entre hombres y mujeres, y lo vemos tan claramente ahora”, dijo. “En cada revolución, hay bajas. Y las bajas en el movimiento feminista son los buenos padres”.

“Los padres son degradados, son humillados”. Y esto está perjudicando a los niños, dijo.

“Mi voz dice, en nombre de los niños, que necesitan a sus padres”, dijo Meeker. En lugar de subirse a este “carro lleno de ira”, los padres pueden enseñar a sus hijas lo que es ser una mujer saludable, ser asertivas pero no martillar a los hombres.22 niñas 1

Y si papá cree en ella y dice, “tú tienes esto”, entonces ella “ya está ahí”, dijo Meeker. (Bob_Dmyt/Pixabay)
La cultura actual podría decir que los papás y las mamás son realmente intercambiables, pero Meeker quiere que los padres sepan que no es así, que cada uno juega un papel crucial pero diferente y complementario.

Una madre, explica Meeker, mira a su hija y ve una versión en miniatura de ella. Puede ser la mentora de su hija, enseñarle a ser fuerte pero humilde, y modelar para ella cómo es un cuerpo y una imagen propia saludables. Ella es la que mantiene unida a la familia. El amor de mamá es “no negociable” e “inherente”, o en otras palabras, una “manta de seguridad”, como la llamó Meeker.

Las niñas experimentan el amor de sus padres de una manera completamente diferente.

“El amor de un padre es negociable”, dijo Meeker. “Una hija siente que ‘si mi papá elige prestarme atención y elige amarme y mostrarme afecto, realmente debo ser algo, porque es mi papá, él es más grande que la vida'”. Ella esperará que él sea su protector y que la mantenga de vuelta.

Como su primera experiencia de amor masculino, papá establece el estándar por el cual ella verá las relaciones con otros hombres por el resto de su vida, ya sean sus hermanos, maestros, entrenadores o pastores. Si un joven la tratara sin amabilidad y sin respeto, de una manera que su padre nunca lo haría, “ella está fuera de allí, porque papá establece el estándar”.

Y si papá cree en ella y dice, “Tú tienes esto”, entonces ella “ya está ahí”, dijo Meeker.

El corazón de una niña
Meeker habla con los padres sobre el hecho de conocer el corazón de su hija y aprender lo que ella siente y quiere. Las niñas tienen un profundo y primitivo anhelo de nutrir y amar a los demás, dice Meeker.

Sin embargo, cuando animamos a las niñas a que se centren demasiado en ellas mismas, esto puede llevarlas a un lugar oscuro. Para Meeker, una solución es el trabajo; usted puede enseñarles a contribuir a la vida en el hogar, comenzando por los quehaceres.

“Sabes cuántas veces escuché a mis hijos decir: ‘Pero no comí, no ensucié todo el espacio’. No importa. Sabes, eres parte del grupo. La vida no es solo acerca de ti. Y más allá de eso, creo que es muy importante enseñar a los niños a servir”, dijo.

No solo ayuda a sus familias y comunidades, sino que también las hace sentir bien.

“Cuando enseñamos a las niñas a mirar hacia fuera de sí mismas y a pensar en los demás, las hacemos sentir valoradas y les quitamos el foco de atención de sí mismas. Desarrollan la empatía y satisfacen esa profunda necesidad de nutrir”, dijo.

Ánimo
La cultura de hoy no es amable con las niñas de hoy. Pero al final, Meeker sabe que los padres hacen toda la diferencia.

“Como padre de una hija, [sabes] que a lo que está expuesta es duro. Y hay mucha exposición que no se puede controlar y que te asusta a morir”, dijo.

“Pero déjeme decirle algo. Hoy en día, en este momento, mamá o papá, tienes todo lo que necesitas para ser una gran figura paterna, y para ayudar a tu hija a navegar por todas esas cosas y a emerger en el otro lado, como una joven muy fuerte. Tienes el cableado y tienes el poder. No lo olvides nunca”.

Joshua Philipp contribuyó a este informe.

https://es.theepochtimes.com/como-ayudar-a-las-ninas-a-descubrir-su-verdadero-valor-segun-experta-en-salud-infantil_596280.html

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

ÚLTIMAS ENTRADAS DE BLOG

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

NUEVOS MIEMBROS