Efectos indeseados de la economía de mercado

 

La omnipresencia del mercado es bienvenida por muchos, en especial, por aquellos que sostienen que el libre mercado es una manera eficiente de satisfacer las preferencias de las personas. No obstante, no faltan quienes se preguntan si existen áreas en las que la lógica de mercado no debería ser la norma (e.g., Sandel, 2012; Satz, 2015).

No sólo las recientes crisis económicas internacionales arrojan un manto de dudas sobre el optimismo irrestricto al capitalismo y su institución primordial, sino que algunos autores se preguntan si la lógica de mercado acaso no tiene la capacidad de modificar el valor mismo de los objetos o servicios de intercambio (e.g., Falk & Szech, 2013). ¿Es la lógica de mercado una institución inocua como piensan sus defensores?

En este breve artículo presento dos investigaciones dentro del ámbito de la economía experimental que sugieren que la respuesta a esta última pregunta es negativa.

Efectos indeseados de la economía de mercado

Un ejemplo ya clásico dentro de los estudios de toma de decisiones tiene que ver con el efecto de marco. Este se refiere a cómo las decisiones de las personas pueden verse afectadas por aspectos contextuales o descriptivos de la situación de decisión, que desde un punto de vista económico deberían ser irrelevantes. Lieberman, Samuels y Ross (2004) variaron el nombre que le dieron a un juego económico denominado Dilema del Prisionero. En este juego, los dos participantes deben decidir entre cooperar y no cooperar con su compañero.

 

Si los dos cooperan ganan más dinero que si los dos no cooperan; sin embargo, la acción egoísta racional es no cooperar, pues independientemente de lo que haga el otro participante es la que da el mayor pago privado. El dilema consiste en que si los dos participantes se comportan como agentes egoístas racionales ganan menos dinero que si ambos cooperan. (Se puede pensar este juego como una situación similar, por ejemplo, a la de pago de impuestos y uso del sistema de salud pública: si todos contribuimos, gozamos de un sistema de salud bueno; pero una persona podría elegir no contribuir, y así gozar del beneficio de quedarse con su dinero y, no obstante, poder acceder a un buen sistema de salud sostenido con el dinero de los demás; no obstante, si todos se comportan de manera egoísta, el sistema de salud pública se deteriora y todos pasan a contar con un peor resultado). Liberman y colaboradores encontraron que la cooperación en Dilema del Prisionero fue sensiblemente menor cuando la situación era denominada “el juego de Wall Street” que cuando era llamada “el juego de la comunidad”. La mera referencia a una de las instituciones ícono del capitalismo moderno y de la lógica de mercado generó menores expectativas de cooperación del compañero y por ende menor cooperación propia. Estos resultados sugieren que una clave fuertemente asociada a la idea de mercado puede socavar la disposición cooperativa de las personas y orientarlas de manera egoísta, conduciéndolas a un resultado socialmente ineficiente.

 

El segundo experimento que presento es aún más dramático, pues explora en qué medida la competencia propia de una subasta, un mecanismo de alineación de oferta y demanda, altera la sensibilidad de los involucrados a consecuencias negativas sobre terceros. Armin Falk y Nora Szech (2013) realizaron un experimento para evaluar si una transacción de mercado afectaba los valores morales de los involucrados, en particular aquellos asociados a producir daño. En su estudio, los participantes podían elegir entre ganar dinero y sacrificar la vida de un ratón (ambas consecuencias eran reales: el animal era un ratón de laboratorio de un stock que iba a ser sacrificado; los participantes podían elegir la opción a partir de la cual los investigadores compraban el ratón, así garantizándole una vida de aproximadamente dos años en condiciones de laboratorio enriquecidas).

 

Estos autores compararon las decisiones de los participantes en dos contextos: una decisión individual y en una de subasta (había dos condiciones de subasta, pero por una cuestión de espacio no lo voy a desarrollar aquí). En la condición individual, el participante debía elegir entre quedarse con 10 euros o salvar al ratón. En la condición de subasta, uno de los jugadores participaba como vendedor y era confiado con la vida del ratón, mientras que el comprador podía ofrecer diferentes maneras de dividir 20 euros entre los dos. Si el vendedor aceptaba alguna oferta, el dinero se repartía de esa manera con la consecuencia de que el ratón era sacrificado. Al contrario, si no había ofertas o si ninguna oferta era aceptada por el vendedor, vendedor y comprador se quedaban con los bolsillos vacíos pero el ratón sobrevivía. El resultado escalofriante fue que el 46% de los participantes en la condición individual eligió sacrificar al ratón a cambio de recibir 10 euros, mientras que ese porcentaje subió al 72% en la condición de subasta. De alguna manera, la situación de mercado instaurada en la condición de subasta hizo que los participantes fueran menos sensibles a las consecuencias que tenía su decisión sobre un tercero pasivo, en este caso, el ratón.

 

En ciertos terrenos, como es el caso de los intercambios comerciales, la lógica de mercado resulta una manera eficiente de adjudicar bienes. Como afirma Adam Smith en “La riqueza de las naciones” (1776): “no es de la benevolencia del carnicero, el cervecero o el panadero de lo que esperamos nuestra cena, sino de sus miras al interés propio, y nunca les hablamos de nuestras necesidades sino de sus ventajas”. Incluso, el desarrollo de estructuras complejas de mercado posiblemente ha requerido y por ende correlaciona con la prevalencia de valores como la cooperación, la justicia y la confianza (e.g., ver Henrich et al., 2010). Sin embargo, como ilustran los estudios experimentales comentados anteriormente, la referencia a la participación en situaciones vinculadas a una lógica de mercado parece actuar como un contexto que estimula decisiones más egoístas que orientadas al bien común. Esto puede ser particularmente problemático en situaciones en las que entran en juego externalidades negativas (consecuencias no deseadas sobre terceros), es decir, contextos en los que aplicar la lógica de mercado podría hacer que los involucrados se vuelvan negligente a valores que quisiéramos proteger como sociedad. En conclusión, la sociedad se enfrenta a un complejo desafío que involucra comprender las ventajas y desventajas del uso de mercados, para así poder definir en qué ámbitos –y en cuáles no- los mercados son socialmente apropiados.

 

Referencias

Falk, A. & Szech, N. (2013). Moral and markets. Science, 340, 707-711.

 

Henrich, J. et al. (2010). Markets, religion, community size, and the evolution of fairness and punishment. Science, 327, 1480-1484.

 Liberman, V., Samuels, S. M., & Ross, L. (2004). The name of the game: Predictive power of reputations versus situational labels in determining prisoner’s dilemma game moves. Personality and Social Psychology Bulletin, 30, 9, 1175-1185.

 

Sandel, M. J. (2012). What Money can´t buy: The moral limits of markets. Penguin: USA.

 Satz, D. (2015). Por qué algunas cosas no deberían estar en venta: Los límites morales del Mercado. Siglo XXI Editores: Buenos Aires. 

 

Smith, A. (1776). La riqueza de las naciones. En traducción de D. Josef Alonso Ortiz, publicado en Valladolid, en cuatro tomos, entre 1794 y 1806.

http://www.cienciapsicologica.org/pubs/notas/economica/item/144-efectos-indeseados-de-la-economia-de-mercado

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Más Leídas de la semana

More Games

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS