¿Que es lo que pasa en un sesión de coaching? ¿Cómo funciona?

 

La sesión.
Normalmente las personas me preguntan: ¿Cómo son las sesiones de coaching? ¿Son grupales? ¿Son individuales?. Esa pregunta surge generalmente al finalizar un taller. Como los talleres son grupales, creo que muchos piensan: “El coaching es en grupo...¡Que miedo!”.

Otra pregunta que siempre me hacen es: ¿Eres psicólogo? ¿Eres psiquiatra?. La verdad es que no soy ni lo uno ni lo otro. Soy Administrador Comercial. Administrador mención Ciencias Administrativas, es lo que dice mi título.

¿Por qué coaching y no terapias con un psicólogo o un psiquiatra?. Lo primero y lo digo con experiencia (porque me hago psicoanálisis y me hago coaching), es que el coaching ataca una situación particular de la persona, un momento de vida particular, un QUIEBRE. El coach va ayudar a la persona “coachee” a mirar nuevas posibilidades ante esta situación “QUIEBRE” que está planteada. La mirada desde el psicoanálisis siento que abarca muchos mas espacios, por ello el psicoanálisis es mucho mas largo en tiempo que el coaching. En todo caso lo que si no debe hacer un COACH es cruzar la línea ética que existe entre el coaching y las otras disciplinas. Todas ayudan, COACHING, PSICOLOGOS Y PSIQUIATRAS, pero como todo en la vida, va a depender de el momento de vida específico, la situación y la manera de ser cada uno de nosotros. Hay personas que sienten que con un COACH es suficiente. Hay otras personas (como yo), que me manejo en ambos mundos como paciente y por último, hay personas que no quieren nada de nada. ¿Quién tiene la razón?, pues no lo sé. Como dice la canción “Todo es según el color con que lo mires”.

Ahora me enfoco en lo que quiero transmitir en este artículo y es: ¿Cómo es una sesión de coaching?. Primero quiero aclarar que voy a explicar el proceso desde la mirada de el coach ontológico, ya que existen otros tipos de coaching. Por ello la aclaratoria.

Lo segundo importante es que voy a intentar hacerlo de una manera didáctica, dirigido a personas que no son coach y que sienten que necesitan un poco mas de información, personas que de hecho quisieran probar con esto de el coaching pero les da miedo, ya que no entienden el proceso como tal ni saben que se hace realmente en una sesión de coaching. No pretendo bajo ningún concepto decir que todas las sesiones son tal cual la voy a describir, de hecho, muchas de las que yo mismo hago cambian según el coachee, el punto de quiebre, el lugar y lo que me diga mi instinto.


El Primer paso:
Conocerse. Lo ideal es que tengas una conversación previa con tu coach. Que evalúes como te sientes con el o ella. Es importante que te sientas bien, ya que la confianza es parte importante de el proceso. En esta primera conversación como coach aclaro las expectativas con el coachee ¿Qué esperas de esto?. Trato de evaluar su disponibilidad para el cambio. ¿A que estás dispuesto?. Como coach siempre le digo al coachee, que mi trabajo es el 5% ya que el 95% depende de el o de ella. Mi trabajo es mostrar posibilidades, mostrar donde estas paralizado (a), pero el que se va a mover eres tu. Como dicen, si tienes sed, te llevo al pozo, mas no puedo beber el agua por ti.


La sesión:
La sesión de coaching debería durar entre 45 y 90 minutos, dependiendo de lo que se trabaje.
Se comienza haciendo contexto y revisando nuevamente las expectativas. Evaluando como está el animo de el coachee, su emocionalidad para trabajar. A veces es necesario, tomarse un tiempo para “centrar” al coachee. (Centrar = Tranquilizarlo, ubicarlo en tiempo y espacio, que reconozca el estado de animo y emocionalidad en la que se encuentra)

Luego el coach invita al coachee a plantear la situación que le incomoda. Los ontológicos lo llamamos “el quiebre”. Cada persona tiene muchos. Siempre hay uno que te mortifica o que motiva la sesión. Cuando el coaching es organizacional, a ejecutivos, el quiebre normalmente nos lo da la organización. Te adelantan, algo así como: “Nos gustaría que Carlos trabaje la forma en la cual se relaciona con sus pares, ya que no sabe poner límites”. Esto se concluye de las evaluaciones 360 o de algún perfil gerencial como el DISC.


El Quiebre:
Los primeros minutos de la sesión, el coach va a darle forma al quiebre. Para el coach es importante tener claro, que escuchó el quiebre de el coachee, que le dio forma, le dio sentido a ese quiebre. A veces en esta fase el mismo coachee se da cuenta de que lo que planteó no es necesariamente lo que quería trabajar, por eso esta primera parte es importante. A veces puede pasar que no hacerlo nos llevará por un camino errado y la sesión se perderá y lo que es más importante, que el coachee no se verá beneficiado.
Aclarado “el quiebre” empezamos una danza. El coach hace preguntas y el coachee responde. El coach escucha cada respuesta y la escucha desde el lenguaje, cuerpo y emoción de el que responde. A veces un titubeo en una respuesta, un movimiento en una mano, decir algo y luego aclarar “no es lo que quería decir”, esas pequeñas sutilezas muestran caminos para que el coach siga indagando.


El Baile de indagar:
Las preguntas pueden ser muy variadas; podemos preguntar de la infancia, de los padres, de la familia, de las parejas, de la cuidad donde vivían, de cómo te sentiste en esa situación en particular, etc... A veces salen preguntas que ni nos imaginamos, pero abren puertas. Recuerdo una sesión de coaching donde algo me decía que el tema de mi coachee era la desconfianza. Alguien la había traicionado. Fue expuesta públicamente. Por allí me decía mi instinto que indagara y de repente le pregunté: ¿Alguna vez en tu vida pusiste tu dedo dentro de un tomacorriente? ¿Qué pasó luego?. Cuando hice la pregunta, la sesión cambio. Las respuestas fluyeron y llegamos al centro de el asunto.

La idea de indagar es que el coach conozca la estructura de coherencia de el coachee. La estructura de coherencia es la manera en la cual esta persona aprendió a sobrevivir en la vida. Es la base con la cual las acciones de tu vida tienen soporte, tienen justificación y la idea en el proceso es conocerla de manera tal que podamos generar acciones diferentes. De esta manera el coachee puede conseguir resultados diferentes en su vida.

La interpretación de el coach:

El Coach no juzga, ya que no está allí para ello. De hecho los mejores coachs que conozco te hablan de la compasión, de poder escuchar al otro eliminando inclusive tus juicios. Cuando escuchas así, puedes estar allí muy consciente de lo que haces, y esto te va a permitir, entregar al coachee la interpretación que TU COMO COACH haces de la situación que te están planteando, la interpretación, sale de la historia, de el conocimiento, de la estructura de coherencia de el COACH. No es una verdad, es solo eso, una interpretación y la única persona que puede indicar si tiene o no sentido esa interpretación es el coachee. Nadie más. Es importante que el coachee esté muy claro, que el es el líder de el proceso y que el COACH está allí para servir, por ello, validar o no la interpretación es sumamente importante para los pasos siguientes en la sesión.

El coach es un acompañante un facilitador de cambios

Puede pasar que la interpretación no le haga sentido al coachee, y entonces avanzamos de nuevo. El COACH no debe imponer su punto de vista, busca otra vía.

En el ejemplo anterior de Carlos y su QUIEBRE con relación con las personas, una interpretación sería: “Escucho que cuando hablas de poner límites y decir que no, te cuesta mucho, porque decir que no significa que no te van a querer, que vas a ser el malo de la película ¿Es así?"

La interpretación la muestro como un ejemplo. No hay que buscarle sentido, porque solo lo tiene para el Coachee.

Validada la interpretación el siguiente paso es la intervención, ¿Qué cosa podemos mostrarle al coachee para que se lleve algo diferente? ¿Para que vea opciones diferentes?, las intervenciones pueden ser desde el Lenguaje, ayudando al coachee para que haga una declaración acerca de el nuevo actuar que quiere implementar, por ejemplo “Yo Carlos me comprometo a partir de ahora a reconocer que puedo decir ¡NO! para protegerme, para poder vivir para mí, porque me lo merezco y soy una persona digna de estar en este mundo”.

Los nuevos repertorios (intervención):
Pueden ser desde el Cuerpo, hay un ejercicio que en lo personal me gusta mucho y lo uso para indagar o para intervención, dependiendo de la sesión, la cual consiste en pedirle al coachee que vaya registrando lo que siente en la medida en la cual yo me voy acercando poco a poco a él o a ella. La gran mayoría de las veces las personas que no saben marcar límites, permiten que me les pegue de tal manera que puedo respirarle en la base de su oído, llegado el momento les muestro ¿Qué te paso? Mira hasta donde llegué. La mayoría de las personas dice cosas como por ejemplo “Estaba muy incomodo, pero no me atreví a pararte, a ponerte un límite o decirte NO, a pesar de que lo pensé y me sentí muy incomodo”, (hasta aquí me puede servir para indagar) pero como intervención me sirve porque le muestro al coachee en su cuerpo y emoción, la manera en la cual actúa. La mayoría de las veces volvemos a hacerlo, pero esta vez le pido que ponga las manos adelante, que no se preocupe por mi en nada, pero que no me deje avanzar. Al principio las personas me dicen: “No puedo, es muy incomodo. No tengo fuerzas para pararte. Te voy hacer daño”. Insisto con ellos hasta que me puedan detener y les pregunto: ¿Cómo te sientes ahora? La respuesta es más o menos así: “ Aliviada (o), no sabía que podía hacer esto”.

Pueden ser desde la emoción. A veces la intervención es hacer que el coachee reconozca la emoción que tiene y como esa emoción lo tienen inhabilitado o totalmente habilitado a la defensiva. En lo personal siento que las intervenciones que terminan con EMOCIONES, son mucho más poderosas. A veces me quedo acompañando al coachee mientras llora, llora y llora... A veces en el ejercicio de los límites, algunos coachees me han gritado: ¡¡¡NOOOOOOO YA NOOOOO QUIEROOOOO BAAASTAAA!!!!, y me han empujado con tal fuerza que casi me tumban. Cuando eso pasa, las personas se quedan impresionadas con la fuerza que tienen dentro. Allí opera algo como mágico. La cara les cambia. Es como descubrir un gran secreto o destapar la botella de el genio.

La ideal de la intervención es que el coachee se lleve nuevos registros de cómo se siente con lo que observó en la sesión. Que se lleve nuevas herramientas, nuevos repertorios de acción, que como todo buen inicio, al principio le serán muy incomodos de incorporar, pero que ya los conocieron y los sintieron, ya están conscientes de que les molestaba y como los está afectando y lo más importante, como poder intervenirlo.


Cerrando:
Finalmente viene el cierre, en mi caso particular, básicamente le pido al coachee me cuente ¿Cómo se siente?, ¿Qué cree aprendió?, ¿En que momentos cree que puede ponerlo en práctica?, la idea es escuchar en que nivel de reflexión está el coachee, que tan movilizado está. Es importante saberlo. En lo personal he aprendido a no dejar a mis Coachees, sin la contención adecuada, sin atenderlos de manera tal que al salir de la sesión puedan estar tranquilos. Normalmente al final siempre les pregunto, ¿Te puedo dar un abrazo?, normalmente la respuesta es:”Me hace falta. Claro que si”. Como dice el Padre Ignacio de la Iglesia los Naranjos: “No hay más nada en el mundo que ayude al otro a sentirse cuidado y protegido, que un abrazo de CORAZON”.

Lo descrito anteriormente es una de las cientos de miles de millones de posibilidades de lo que puede ser una sesión, ya que cada persona es diferente, cada coach es diferente, y por lo tanto cada sesión va a depender de los observadores que participen en ella: el coachee y el coach.

De lo que sí estoy convencido, es que una sesión de coaching, normalmente va a ayudar, porque al final te vas a llevar una interpretación que no es la tuya, la interpretación de una persona que no esta allí para juzgarte, tampoco para complacerte, tampoco para decirte lo que quieres escuchar, esta allí para servirte, desde el respeto y de la ética, para mostrarte que a pesar de que no las estas mirando, siempre hay otras posibilidades, para guiarte en el camino a superar esos obstáculos que a veces ni siquiera tu mismo sabes que están allí.

Espero haber aclarado lo que pasa en una sesión, al menos desde un punto de vista bien sencillo. Pasan muchas cosas en 60 minutos, se mueven muchas cosas, pero al final de cada sesión de coaching, es una capa menos, para acercarnos al centro de lo que como seres humanos queremos cada día ser: MAS FELICES y eso solo lo lograremos en la medida en que cada día nos permitamos escucharnos y conocernos un poco más.

Así que si aún lo estas pensando, la invitación es que busques un coach y tengas tu sesión. Luego nos puedes decir como te fue. Al final de lo que estamos seguros, es que MAL no va a ser.

Humberto Acuña
Coach Sénior Ontológico

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

https://kentroconsultores.blogspot.it/2014/01/la-sesion-de-coaching.html

coaching y psicologia

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Más Leídas de la semana

More Games

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS