¿Estamos viviendo en una simulación de computadora? Mejor no descubrirlo

 

Imagen (Shutterstock)
Desde la década de 1990, investigadores de las ciencias naturales y sociales han empleado simulaciones de computadora para intentar responder preguntas acerca del mundo: cuáles son las causas de la guerra; qué sistemas políticos son los más estables; de qué manera afectará el cambio climático a la migración global. La calidad de estas simulaciones es variable debido a que está limitada por la capacidad de las computadoras modernas para imitar la enorme complejidad de nuestro mundo... y dicha capacidad no es muy buena.

Pero ¿qué tal si un día las computadoras se volvieran tan potentes y estas simulaciones tan sofisticadas que cada "persona" simulada en el código de la computadora fuera un individuo tan complejo como ustedes o como yo, a tal grado que creyera estar realmente vivo? ¿Y qué tal si esto ya ha sucedido?

En 2003, el filósofo Nick Bostrom planteó un ingenioso razonamiento de que quizás estemos viviendo en una simulación de computadora creada por una civilización más avanzada. Él sostenía que, si se cree que nuestra civilización algún día realizará muchas simulaciones sofisticadas con respecto a sus predecesores, entonces hay motivos para creer que probablemente en este momento estemos en una simulación de algún predecesor. ¿Cuál era su razonamiento? Si en algún momento la gente desarrolla tecnologías de simulación —sin importar cuánto tiempo lleve— y si le interesa crear simulaciones de sus predecesores, entonces el número de personas simuladas con experiencias como las nuestras superará por mucho el de las personas no simuladas.

Si la mayoría de las personas son simulaciones, concluía Bostrom, hay buenas probabilidades de que nosotros mismos seamos simulaciones. Nuestro mundo sería solo una de muchas simulaciones, quizás parte de un proyecto de investigación creado para estudiar la historia de la civilización. Como ha explicado el físico (y ganador del premio Nobel) George Smoot: "Si eres antropólogo/historiador y quieres entender el ascenso y la caída de las civilizaciones, entonces tienes que realizar muchísimas simulaciones en las que participen millones o miles de millones de personas".

8 simulación de computadora 2

Tal vez suene extraña la teoría de que estamos viviendo en una simulación de computadora, pero esta ha encontrado algunos partidarios. El empresario de tecnología Elon Musk ha dicho que las probabilidades de que no seamos simulados son de "una en miles de millones". Smoot calcula que la proporción de personas simuladas a reales podría ser de hasta 10¹² a uno.

En los últimos años, a los científicos les ha interesado poner a prueba esta teoría. En 2012, inspirados por el trabajo de Bostrom, físicos de la Universidad de Washington propusieron un experimento empírico de la hipótesis de la simulación. Los detalles son complejos, pero la idea básica es sencilla: algunas de las simulaciones de nuestro cosmos hechas en las computadoras actuales producen anomalías características; por ejemplo, hay fallas reveladoras en el comportamiento de los rayos cósmicos simulados. Los físicos sugirieron que al observar con más atención los rayos cósmicos de nuestro universo, podríamos detectar anomalías comparables, lo cual sería una prueba de que vivimos en una simulación.

En 2017 y 2018 se propusieron experimentos similares. Smoot resumió la promesa de estas propuestas cuando declaró: "Ustedes son una simulación y la física puede probarlo".

Hasta ahora no se ha realizado ninguno de estos experimentos, y yo espero que nunca se hagan. De hecho, lo que estoy escribiendo es para advertir que llevar a cabo estos experimentos podría ser una idea catastróficamente mala... una que podría originar la aniquilación de nuestro universo.

Pensémoslo así. Si un investigador desea probar la eficacia de un nuevo medicamento, es de vital importancia que los pacientes no sepan si les están dando un medicamento o un placebo. Si los pacientes se llegan a enterar a quién le dan qué, la prueba pierde su sentido y tiene que suspenderse.

Casi de la misma forma, como sostengo en un artículo que se publicará próximamente en la revista Erkenntnis, si nuestro universo ha sido creado por una civilización avanzada para fines de investigación, es lógico pensar que es primordial para los investigadores que nosotros no descubramos que estamos en una simulación. Si probáramos que vivimos dentro de una simulación, esto podría provocar que nuestros creadores den fin a la simulación: que destruyan el mundo.

Desde luego, tal vez los experimentos propuestos no detecten nada que indique que vivimos en una simulación de computadora. En ese caso, los resultados no probarán nada. Yo sostengo que los resultados de los experimentos propuestos serán interesantes en la medida en que son peligrosos. Aunque sería muy valioso enterarnos de que vivimos en una simulación de computadora, sería muchísimo mayor el costo que esto implica: incurrir en el riesgo de que se acabe nuestro universo.

Consideren la siguiente propuesta hipotética para un experimento en el Gran Colisionador de Hadrones, el acelerador de partículas más grande del mundo: "Es poco probable que este experimento tenga éxito en arrojar un resultado interesante, pero si lo hace, podría provocar la aniquilación de nuestro universo". ¿Se justificaría la realización de este experimento? Claro que no.

Hasta donde sé, ningún físico que propone experimentos de simulación ha considerado los peligros potenciales de estos trabajos. Esto es sorprendente, en gran medida porque el mismo Bostrom identificó de manera explícita la "interrupción de la simulación" como una posible causa de extinción de toda la vida humana.

Este campo de investigación académica está plagado de especulación e incertidumbre, pero una cosa es segura: si los científicos siguen adelante con estos experimentos de simulación, los resultados serán muy poco interesantes o espectacularmente peligrosos. ¿De verdad vale la pena el riesgo?

Preston Greene es profesor adjunto de Filosofía en la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur.

Copyright: c. 2019 The New York Times Company

https://www.infobae.com/america/the-new-york-times/2019/09/02/estamos-viviendo-en-una-simulacion-de-computadora-mejor-no-descubrirlo-2/

Físicos y filósofos de alto rango se reunieron para debatir si somos reales o virtuales, y qué significa esto para nosotros.

8 simulación de computadora 3

Si usted, yo y cada persona y cosa en el cosmos fueran realmente personajes de algún juego de computadora gigante, no lo sabríamos necesariamente. La idea de que el universo es una simulación suena como la trama de la película "The Matrix", pero también es una hipótesis científicamente legítima. En 2016, físicos y filósofos reflexionaron sobre la polémica noción de que estamos viviendo en una simulación computarizada, en el debate anual de Isaac Asimov Memorial, en el Museo Estadounidense de Historia Natural.

El moderador Neil deGrasse Tyson, estimó en un 50-50 que toda nuestra existencia pueda ser solo un programa en el disco duro de alguna persona. "Creo que la probabilidad puede ser muy alta", dijo Tyson.

También mencionó la enorme brecha entre la inteligencia humana y la de los chimpancés, a pesar de que compartimos más del 98 por ciento de nuestro ADN. En algún lugar podría existir un ser cuya inteligencia sea mucho mayor que la nuestra. "Si ese es el caso, es fácil para mí imaginar que todo en nuestra vida es solo la creación de alguna otra entidad para su propio entretenimiento", dijo Tyson.

Un argumento popular para la hipótesis de la simulación proviene del filósofo Nick Bostrum de la Universidad de Oxford en 2003, cuando sugirió que los miembros de una civilización avanzada con un enorme poder informático podrían decidir realizar una simulación de sus antepasados. Probablemente tendrían la capacidad de ejecutar muchas simulaciones de este tipo, hasta el punto en que la gran mayoría de las mentes serían realmente artificiales dentro de dichas simulaciones, en lugar de las mentes ancestrales originales.

En palabras resumidas: En el universo real se alcanza un nivel tecnológico tan avanzado que sus habitantes deciden hacer una simulación extremadamente real de su universo para conocer sobre sus orígenes, el nacimiento de su universo y sus antepasados. Al igual que en el universo real, dentro de este universo simulado aparecen seres que se desarrollan hasta alcanzar un nivel tecnológico lo suficientemente avanzado como para crear una simulación de su propio universo y así conocer sobre sus orígenes. Este proceso de simulación se repite una, y otra, y otra, y otra vez. De manera que las estadísticas más simples sugieren que es mucho más probable que estemos entre las mentes simuladas.

Hay otras razones para pensar que podríamos ser virtuales. Por ejemplo, cuanto más aprendemos sobre el universo, más parece estar basado en leyes matemáticas. Quizás eso no sea un hecho, sino una función de la naturaleza del universo en el que vivimos. "Si fuera un personaje en un juego de computadora, también descubriría que las reglas parecen completamente rígidas y matemáticas", dijo Max Tegmark, un cosmólogo en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). "Eso simplemente refleja el código de computadora en el que fue escrito".

Pero eso no es todo, algunas ideas de la teoría de la información siguen apareciendo en la física. Esto es algo verdaderamente impresionante, incluso para los propios físicos teóricos. "En mi investigación encontré algo muy extraño", dijo James Gates, físico teórico de la Universidad de Maryland. "Fui conducido a códigos de corrección de errores, son los que hacen que los navegadores funcionen.

Entonces, ¿por qué aparecieron en las ecuaciones que estaba estudiando sobre los quarks, los electrones y la supersimetría? Esto me hizo darme cuenta de que ya no podía decir que las personas como Max Tegmark están locas".

Tales hipótesis a menudo tienden a ser esencialmente no verificables, pero algunos investigadores piensan que podrían encontrar evidencia experimental de que estamos viviendo en una simulación. Una idea es que los programadores pueden cortar esquinas para facilitar la ejecución de la simulación. "Si hay una simulación subyacente del universo, que tiene el problema de los recursos computacionales finitos, al igual que nosotros, entonces las leyes de la física tienen que ponerse en un conjunto finito de puntos en un volumen finito", dijo Zohreh Davoudi, Físico en el MIT. "Luego volvemos y vemos qué tipo de señales encontramos que nos digan que empezamos de un espacio-tiempo no continuo".

Esa evidencia podría venir, por ejemplo, en forma de una distribución inusual de energías entre los rayos cósmicos que golpean la Tierra, lo que sugiere que el espacio-tiempo no es continuo, sino que está hecho de puntos discretos. "Ese es el tipo de evidencia que me convencería como físico", dijo James Gates.

Sin embargo, demostrar lo contrario, que el universo es real, podría ser más difícil. "No obtendrás pruebas de que no estamos en una simulación, porque cualquier evidencia que obtengamos podría ser simulada", dijo David Chalmers, profesor de filosofía en la Universidad de Nueva York.

La Vida en el Universo

Si resulta que realmente estamos viviendo en una versión de "The Matrix", ¿y qué con eso? "Tal vez estemos en una simulación, tal vez no, pero si lo estamos, no está tan mal", dijo Chalmers.

Pero algunos fueron más contemplativos, diciendo que la posibilidad plantea algunas preguntas espirituales complejas. "Si la hipótesis de la simulación es válida, entonces abrimos la puerta a la vida eterna, la resurrección y las cosas que formalmente se han discutido en el ámbito de la religión", sugirió Gates. "La razón es bastante simple: si somos programas en una computadora, entonces mientras tenga una computadora que no esté dañada, siempre puedo volver a ejecutar el programa".

Y si alguien en algún lugar creó nuestra simulación, ¿eso haría a esta entidad Dios? "Nosotros en este universo podemos crear mundos simulados y no hay nada remotamente espeluznante en eso", dijo Chalmers. "Nuestro creador no es especialmente espeluznante, es solo un pirata informático en otro universo".

Enciende una computadora, y eres esencialmente dios de tus propias creaciones de computadora. No nos consideramos deidades cuando programamos y recreamos mundos virtuales como la Grecia clásica o el antiguo Egipto. Controlamos el personaje. Nosotros decidimos que hace, cuando lo hace y cómo lo hace. Estamos manipulando un personaje en un mundo virtual. Estas simulaciones de lugares antiguos, llenos de personajes históricos, ya existen con una exactitud verdaderamente perturbadora en mundos virtuales creados por humanos. Lo más sorprendente de todo es que nuestros actos y decisiones pueden afectar el curso de la historia y las vidas de los personajes en estos videojuegos. Y la pregunta que muchos se están haciendo es la siguiente; ¿Si estamos creando esta clase de simulaciones virtuales ahora, ¿qué más podríamos simular en los próximos dos milenios?

https://www.univerzoocuantico.com/2019/06/estamos-viviendo-en-una-simulacion-por-computadora.html

 

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS