Podrías no ser intolerante al gluten, sino al herbicida más utilizado en agricultura

Dentro de nuestra dieta, el 95% de los alimentos que consumimos proviene del suelo, que implica acciones variadas para impedir la destrucción y enfermedades de los cultivos, como por ejemplo, controlar malezas, plagas e insectos, con lo que el agricultor recurre a algunos herbicidas, como el Roundap, que entre sus compuestos, contienen un activo llamado glifosato.

El glifosato consiste en una molécula pequeña y que se combina con otras sustancias -como los tensioactivos- para mejorar su eficiencia, ya que disuelta en agua y otros componentes aumentan su solubilidad y se puede emplear para rociar los cultivos.

Pero tras largos e intensivos años de uso, el glifosato aparece como el gran sospechoso de un espectro de patologías y cuadros muy variados, que afectan a la población mundial, gracias  a su masificación e ingestión en la alimentación diaria.

OMS, glifosato y enfermedades

La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) es una entidad especializada dependiente de la OMS, que tras trabajar varios años en su investigación, emitió un documento que reconoce que existen pruebas convincentes de que el glifosato puede causar cáncer en animales de laboratorio y hay pruebas limitadas de carcinogenicidad en humanos -evidencia obtenida a partir de agricultores- como el linfoma no Hodgkin, donde las estadísticas de la American Cancer Society muestran un aumento del 80% desde principios de la década de 1970, época en hizo su aparición el glifosato en el mercado.

Ahora el glifosato está recibiendo la atención que merece, tras varios años de estudio sobre sus implicaciones en algunas afecciones intestinales.

En el 2009, un grupo de investigadores buscaron anticuerpos contra el gluten en el suero congelado obtenido entre los años 1948-1954 y los compararon con muestras de personas de la época actual. Encontraron que la incidencia de la enfermedad celíaca en la generación más joven se había cuadruplicado.

Además, el número de personas que han sido diagnosticadas con intolerancia al gluten y enfermedad celíaca ha ido incrementando, coincidiendo con el aumento del uso de glifosato en la agricultura, especialmente durante la década de los ochentas, donde se incorporó como rutina la práctica de empapar granos en el herbicida justo previo a la cosecha.

Si vamos a la epidemiología, no se considera casualidad que en los pueblos agrícolas se hayan disparado los casos de hipotiroidismo, el asma bronquial, los trastornos reproductivos y las patologías oncológicas, produciendo una transformación en las tasas de morbilidad y mortalidad en el mundo.

Explicación fisiopatológica

La explicación se basa en observar como este difundido herbicida sea capaz de inhibir las enzimas de la cadena del citocromo P450, un sistema involucrado en el catabolismo de la vitamina A, la activación  de la vitamina D3, la síntesis de ácido biliar y el suministro adecuado de sulfato al intestino.

Además, se ha demostrado que provoca déficit de minerales como el hierro, además de oligoelementos como cobalto, molibdeno, cobre y otros, ya que puede eliminarlos  del organismo debido a su capacidad quelante. También puede eliminar aminoácidos como el triptófano, tirosina, metionina y selenometionina.

Estas y otras conclusiones fueron elaboradas fruto de un metaanálisis que incluyó a casi 300 estudios, publicado en la revista  Journal of Interdisciplinary, en el 2013, pero que en su momento casi no recibió atención de los medios ni la comunidad científica.

Este estudio ponía en evidencia que la intolerancia al gluten y la enfermedad celíaca muestran síntomas sorprendentemente similares a los de animales de laboratorio expuestos al glifosato, afectando el sistema digestivo de los peces, al disminuir las enzimas y bacterias intestinales, dañando los pliegues y las microvellosidades intestinales.

Aún, pese a que la enfermedad celíaca, y, en general, la intolerancia al gluten, se han transformado en un problema de proporciones a nivel mundial, pero especialmente en países de América del Norte y Europa, donde se estima que un 5% de personas están afectadas por estos cuadros.

Los defensores del glifosato

Mientras algunos sugieren que el reciente incremento en la enfermedad celíaca se debe a la mejoría en las herramientas diagnósticas de laboratorio, que se dio alrededor del año 2000.

Por su parte Monsanto asegura que por su baja toxicidad, el glifosato sería un herbicida empleado exitosamente en más de 140 países desde hace 30-40 años. Esta seguridad -argumenta- ha sido ratificada por organismos internacionales como la EPA (Environmental Protection Agency de los Estados Unidos) y por su inclusión en la Directiva 91/414/CE (Comunidad Europea), que controla, dentro de otras actividades, los productos fitosanitarios de esa región.

Afirman por medio de diferentes análisis que el glifosato no presenta efectos nocivos sobre la fauna (mamíferos, aves), microfauna, ni sobre la salud humana, ni tiene efectos adversos para el ambiente, cuando es empleado correctamente para los fines previstos en su etiqueta. No existen al momento, en Argentina o en el mundo, estudios científicos serios que cuestionen o invaliden ninguno de los múltiples estudios realizados sobre el glifosato, y que avalan sus características y propiedades.

En el Informe publicado hace algunos años por la Reunión Conjunta FAO/OMS  sobre Residuos de Plaguicidas (JMPR) se concluyó que:

Es poco probable que haya riesgo de que el glifosato sea carcinógeno para los seres humanos, en una exposición a través de la dieta”.

Además, según muchos aducen el hecho que el glifosato ha venido a reemplazar a muchos herbicidas altamente tóxicos.

8 gluten 2

Pero estas afirmaciones se basan en gran medida en estudios que han quedado obsoletos y que ni siquiera han sido publicados, pues han sido pedidos y financiados por las empresas de plaguicidas para apoyar el registro del producto. Además, estas investigaciones han sido realizadas solamente empleando el glifosato como ingrediente activo, y no con las fórmulas del herbicida en los comercios, puesto que algunos hallazgos de laboratorios independientes sobre mamíferos y células humanas han encontrado que los adyuvantes químicos contenidos en ellas -como el  Polioxietil amina (POEA)- son aún más tóxicos que el herbicida en cuestión.

Existen además conflictos económicos de gran envergadura en la agroindustria, particularmente a raíz del cultivo de soja, que ha visto un aumento considerable en los países del cono sur -entre ellos la Argentina- donde actualmente representa más del 50% del total de su producción agraria. Este cultivo proviene casi exclusivamente de semillas transgénicas, las cuales están adaptadas y resiste la aplicación del glifosato.

Las sospechas ante este químico tan difundido no están aún confirmadas ni descartadas, pero la posibilidad y cada vez más difundida discusión han hecho que los gobiernos entren en dudas, enfrentamientos y conflictos con los actores que conforman el agro, la industria y la sociedad en su conjunto

https://nacionfarma.com/intolerante-gluten-herbicida-mas-utilizado-agricultura/

Nota de Creadess: A continuación les presentamos otro artículo que realiza la misma afirmación y uno que la desmiente. Como solemos hacer, les dejamos la mayor información posible a fin de que Uds. saquen sus propias conclusiones.

No eres intolerante al gluten eres intolerante al glifosfato (Leer a continuación)


No eres intolerante al gluten eres intolerante al glifosfato

8 gluten 1

Un estudio de la Universidad de Cambridge culpa al herbicida Roundup por la intolerancia al gluten y la epidemia de la enfermedad celíaca.

La enfermedad celíaca, y, en general, la intolerancia al gluten, es un problema creciente en todo el mundo, pero especialmente en América del Norte y Europa, donde aproximadamente el 5% de la población lo padece”, escribieron los investigadores de la Universidad de Cambridge en un metaanálisis de casi 300 estudios.

Aquí, proponemos que el glifosato, el ingrediente activo en el herbicida Roundup®, es el factor causal más importante de esta epidemia”, añaden.

El estudio, publicado en la revista Toxicología interdisciplinaria en 2013, fue completamente ignorado por los medios de comunicación, a excepción de Mother Earth News y The Healthy Home Economist.

Los síntomas de la llamada “intolerancia al gluten” y la enfermedad celíaca son sorprendentemente similares a los síntomas en los animales de laboratorio expuestos al glifosato, argumentan los autores del estudio, Anthony Samsel, un científico independiente que trabajó como asesor de la EPA sobre la contaminación por arsénico y la La Guardia Costera de EE. UU. Sobre la respuesta a los riesgos químicos, y Stephanie Seneff, una investigadora científica del MIT.

Estas características recuerdan mucho a la enfermedad celíaca”, escriben Samsel y Seneff.

Todos los conocidos efectos biológicos del glifosato, inhibición del citocromo P450, interrupción de la síntesis de ácidos aromáticos aminoácidos, quelación de metales de transición y acción antibacteriana, contribuyen al surgimiento de la patología de la enfermedad celíaca.

8 gluten 6

La celiaquía

La celiaquía es una enfermedad digestiva que perjudica el intestino tenue e interfiere con la absorción de los nutrientes de la comida. Las personas que tienen celiaquía no pueden tolerar el gluten, una proteína presente en el trigo, en el centeno, en la cebada y en otros cereales. El gluten se encuentra principalmente en los alimentos, pero se puede encontrar también en productos de uso cotidiano como fármacos, vitaminas y cremas para labios.

Además, el número de personas diagnosticadas con intolerancia al gluten y enfermedad celíaca ha aumentado a la par con el aumento del uso de glifosato en la agricultura, especialmente con la práctica reciente de empapar granos en el herbicida justo antes de la cosecha, que comenzó en la década de 1980 y se convirtió en una rutina en la década de 1990.

8 gluten 3

Si bien algunos sugieren que el reciente aumento en la enfermedad celíaca se debe simplemente a mejores herramientas de diagnóstico (como se puede ver, sucedió alrededor del 2000), el estudio reciente de la Universidad de Cambridge sugiere que es más que eso.

En 2009, los investigadores buscaron anticuerpos contra el gluten en el suero inmune congelado obtenido entre 1948 y 1954 para los anticuerpos contra el gluten, y los compararon con muestras de personas de la actualidad. Encontraron un aumento de 4 veces en la incidencia de la enfermedad celíaca en la generación más joven.

Conclusiones a las que han llegado los investigadores

“La enfermedad celíaca se asocia con desequilibrios en las bacterias intestinales que pueden explicarse completamente por los efectos conocidos del glifosato en las bacterias intestinales”.

“La enfermedad celíaca está asociada con el deterioro de las enzimas del citocromo P450. Se sabe que el glifosato inhibe las enzimas del citocromo P450″.

“Las deficiencias de hierro, cobalto, molibdeno, cobre y otros metales raros asociados con la enfermedad celíaca se pueden atribuir a la gran capacidad del glifosato para quelar estos elementos”.

“Las deficiencias en triptófano, tirosina, metionina y selenometionina asociadas con la enfermedad celíaca coinciden con el conocido agotamiento de estos aminoácidos por el glifosato”.

“Los pacientes con enfermedad celíaca también tienen un riesgo mayor conocido de linfoma no Hodgkin, que también se ha relacionado con la exposición al glifosato”.

“La incidencia del linfoma no Hodgkins ha aumentado rápidamente en la mayoría de los países occidentales en las últimas décadas. Las estadísticas de la American Cancer Society muestran un aumento del 80% desde principios de la década de 1970, cuando se introdujo por primera vez en el mercado el glifosato”.

“Los problemas reproductivos asociados con la enfermedad celíaca, como la infertilidad, los abortos espontáneos y los defectos de nacimiento, también pueden explicarse por el glifosato”.

Los residuos de glifosato en cereales, azúcar y otros cultivos están aumentando probablemente debido a la práctica creciente de desecación de cultivos justo antes de la cosecha, según los investigadores. La práctica secreta e ilegal se ha convertido en una rutina entre los agricultores convencionales desde los años noventa.

Irónicamente, la práctica aumenta los rendimientos al matar los cultivos. Justo antes de que las plantas mueran, liberan sus semillas para propagar las especies:

“Se va a sembrar a medida que muere. En su último suspiro, libera la semilla”, dijo Seneff a The Healthy Home Economist

¿Moraleja de la historia? Necesitamos cultivos sin glifosato, no sin gluten. Y eso significa volverse orgánico, especialmente cuando se trata de granos y animales que comen esos granos.

Ecoportal.net

Fuentes: https://redbioetica.com.ar/
https://www.osteopatiajacobofigueroa.es/

Nota de Creadess: Hemos presentado la misma noticia de dos fuentes diversas, ambas consideradas serias; sin ambargo siempre ocurre que estos estudios no siempre son considerados lo suficientemente sustentados. La ederación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE), desmiente los resultados de estas investigaciones y afirma que:

 

No, no eres intolerante al glifosato. Tienes enfermedad celiaca (Ver el artículo en la siguiente página)

 


 

No, no eres intolerante al glifosato. Tienes enfermedad celiaca

8 gluten 5

En los últimos días ha circulado de nuevo un artículo que genera una alarma innecesaria en torno a una sustancia química llamada glifosato. Te explicamos el por qué de esta información.

El glifosato es un herbicida de amplio espectro, es decir, sirve para acabar con cantidad de malas hierbas y su uso está muy extendido desde hace varias décadas.

Como recoge el Protocolo de diagnóstico precoz de la enfermedad celiaca, esta se desencadena por una serie de factores ambientales que aún están en estudio. Entre ellos se encuentran la estación del año en el que se nazca, la exposición a antibióticos, las infecciones o la situación socio económica. De la relación entre enfermedad celiaca y glifosato se habla en un único estudio publicado en 2013. Este explica que el glifosato podría incluirse como uno de esos factores ambientales basándose en una recopilación de los efectos tóxicos del glifosato en animales. La relación con la enfermedad celíaca se establece ya que algunos de esos signos y síntomas son similares a los de los pacientes con enfermedad celiaca.

Teniendo en cuenta que coincidencia no implica causalidad podemos asegurar que aunque esos síntomas en animales coincidan con los de enfermedad celiaca en humanos no significa que el glifosato provoque o desencadene enfermedad celíaca. De hecho, los autores de la publicación no centraron en esta hipotética relación su investigación. Su hipótesis únicamente sostenía que existen ciertos factores ambientales que pueden estar implicados en el desarrollo de enfermedades inflamatorias del intestino y en que el glifosato causa en animales alteraciones intestinales características de este tipo de patologías.

Puedes consultar el artículo original en el siguiente enlace:

http://www.intertox.sav.sk/ITX_pdf/06_04_2013/10102-Volume6_Issue_4-01_paper.pdf

https://celiacos.org/no-no-eres-intolerante-al-glifosato-tienes-enfermedad-celiaca/