“Misericordia, piedad, paz”: el poder del perdón

POR JEFF MINICK. “... Perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden...”.

Recuerdo el lugar y la hora exacta en que el significado de esas palabras me golpeó en la cabeza. Era febrero, y yo tenía 41 años y estaba de pie en la cocina de nuestra pensión, escuchando una grabación en la que una comediante, cuyo nombre se había olvidado hace tiempo, dice el Padre Nuestro, solo para ser interrumpida por Dios una y otra vez por no haber practicado los principios de la oración. Cuando ella pronunció la línea anterior, me di cuenta de que con esas palabras le estamos pidiendo a Dios que nos juzgue como nosotros juzgamos a los demás.

Aterrador, si usted es un creyente.

Perdón versus resentimiento
Algunas personas tienen un don para el perdón, una habilidad incorporada para dejar ir los insultos o las ofensas cometidas contra ellos, como el agua que resbala de la espalda de un pato, por así decirlo. Cuando otro les hiere, buscan explicaciones en lugar de recurrir al enojo, a la comprensión en lugar de reprimir el odio y el resentimiento. Dependiendo del mal que se cometa, estas personas no olvidan el daño que se les ha hecho, pero conocen el poder liberador de perdonar al transgresor, de dejarlo ir y seguir adelante.

Luego están los que no perdonan, que permanecen prisioneros, encerrados en la amargura, atascados tras los muros y las rejas del odio que ellos mismos han construido. Cegados por la enemistad, ensordecidos por el resentimiento, sueñan con la venganza. A veces se consumen por este deseo de vengarse, echando sal en las heridas que han sufrido, sin darse cuenta de la curación y la libertad interior que puede traer el perdón.28 perdon 2

Cuando es personal

Muchos de nosotros hemos sido testigos de primera mano de lo feo que resulta cuando el perdón y la clemencia no se encuentran en ninguna parte. Cuando yo era niño, por ejemplo, mi abuela y su hermana tuvieron una pelea —no recuerdo la causa— y no se hablaron durante años. Desde entonces, he conocido muchas otras familias fracturadas por la falta de solidaridad. Los amigos también se alejan a veces unos de otros, olvidando los buenos momentos y la cercanía que han compartido, a menudo a causa de un malentendido —un correo electrónico mal redactado, un desacuerdo sobre política, incluso la mala interpretación de una expresión facial— que una explicación o una disculpa podría arreglar.

A menudo, la persona más difícil de liberar del anzuelo en el mundo es el yo. Podemos encontrar que es posible mostrar misericordia a un compañero de trabajo que nos calumnia, o a un cónyuge que nos ha abandonado, pero después de haber herido a alguien, extender la “misericordia, piedad y paz” de la que habla William Blake, a nosotros mismos puede ser una montaña difícil de escalar.

En mi caso, generalmente me resulta sencillo perdonar a los demás, incluso, en dos o tres casos, a personas que me han hecho terribles daños, pero perdonarse uno mismo, es otra cosa completamente distinta. Me viene a la mente un recuerdo de hace 40 años y me estremezco. Mis peores pecados pueden volver con una facilidad no deseada, arrojando nubes oscuras sobre el día más brillante, y no todos los confesionarios del mundo pueden limpiar esos cielos.

Las personas pueden conocer el poder liberador de perdonar al transgresor, dejarlo ir y seguir adelante. (StockSnap/Pixabay)
Pidiendo perdón

Perdonar puede ser difícil, pero pedir perdón puede ser más difícil. Sin embargo, hacerlo puede tener profundas consecuencias. En 1997, un soldado jordano trastornado mató a tiros a siete niñas israelíes de octavo grado. El Rey Hussein de Jordania visitó a cada una de las familias de las niñas asesinadas, se arrodilló ante los miembros de la familia y, con lágrimas en los ojos, suplicó perdón por lo ocurrido. Este acto de arrepentimiento cambió la relación entre Jordania e Israel, y proporcionó un poderoso atisbo de esperanza en una región desbordada por el odio.

Después de la Primera Guerra Mundial, los vencedores impusieron a los alemanes condiciones humillantes de rendición. El Tratado de Versalles mostró poca clemencia o misericordia hacia los alemanes, y el resentimiento que provocó entre ellos ayudó a dar lugar al nazismo. Por el contrario, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, los estados-nación de Europa Occidental, que durante seis años habían luchado entre sí como enemigos acérrimos, decidieron buscar la recuperación en lugar de la venganza y la recriminación.

Como señala Joseph Ratzinger en “La cultura occidental hoy y mañana”, “Charles De Gaulle explicó una vez el significado de esto: aunque hubo un tiempo en que era nuestro deber ser enemigos, ahora es nuestra alegría que podamos ser amigos”.

¿Y qué hacer? ¿Cómo podemos extender la mano de la misericordia y el perdón a los demás e incluso a nosotros mismos?

5 preceptos
He aquí algunos preceptos universales asociados con el perdón.

-La comprensión es la clave. Pocas personas son psicópatas o malvadas. En cambio, los hombres y las mujeres cometen errores. Juzgan mal los motivos o las circunstancias. Si tratamos de ver los eventos a través de sus ojos, podemos darnos cuenta de que hay dos lados, o más, de lo que primero confundimos con los errores cometidos contra nosotros. Con demasiada frecuencia, buscamos la autojustificación en lugar de mirar el panorama general.
-A veces, debemos ofrecer el perdón en ausencia. Tal vez nuestro padre alcohólico que golpeaba a su esposa y maldecía a sus hijos haya muerto. Todavía podemos perdonarlo. Tal vez un antiguo amigo se niega a tener nada que ver con nosotros. Todavía podemos perdonarlo.
-Podemos dejar de buscar lo que percibimos como desaires o insultos. Algunas personas llevan estas percepciones erróneas a un nivel completamente nuevo. Una vez le estaba diciendo a un hombre mayor lo mucho que me gustaba dar fiestas para los amigos, la mayoría de las veces padres de mis alumnos. “Yo también solía dar fiestas”, dijo. “En Navidad. Año Nuevo. Pero nunca nos invitaban a salir, así que dejé de hacerlo”. Le expliqué que rara vez recibía también invitaciones de regreso, pero la alegría estaba en reunir a algunas personas que amaba o admiraba. Daba las fiestas porque quería divertirme. Él daba fiestas esperando reciprocidad, y cuando se decepcionaba, se vengaba desechando tales atenciones.
-A veces, vale la pena ser amable en lugar de tener razón. Ese viejo axioma nos ayudará a superar muchos malentendidos, y dadas las actuales disputas familiares sobre la cultura y la política, probablemente debería ser plasmado en una bandera sobre la mesa del comedor en el Día de Acción de Gracias y en Navidad.
-¿Y si hemos hecho mal a otro? Solo tenemos que decir dos simples palabras: “Lo siento”. La película de 1970, “Love Story”, tenía como etiqueta publicitaria: “El amor significa no tener que decir nunca que lo sientes”. Esta afirmación, y la gran mayoría de las parejas casadas me apoyarán en ella, es absurda y falsa. Cuando lastimamos a alguien que amamos —y la mayoría de nosotros lo hacemos, intencionalmente o no, de manera regular— le decimos a esa persona que lamentamos la transgresión y le pedimos perdón.

El momento de perdonar es ahora
Esta caridad del corazón nos saca de la prisión y nos trae una nueva vida. Ya no somos como el fantasma de Marley en “Un Cuento de Navidad”, arrastrando pesos de hierro de los pecados pasados mientras avanzamos en el día. El perdón disuelve esos pesos.

Un año nuevo tradicionalmente significa nuevos comienzos. ¿Qué mejor momento para dar luz verde a la clemencia y la misericordia, reparar las relaciones y hacer de este invierno la temporada de “misericordia, piedad, paz”?

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un creciente pelotón de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín a seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, N.C. Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Va. Vea JeffMinick.com para seguir su blog.

https://es.theepochtimes.com/misericordia-piedad-paz-el-poder-del-perdon_593268.html