Involucrarse con el mundo: algunas lecciones para jóvenes

 

POR JEFF MINICK. Imagen: El matrimonio y la crianza de los hijos son los principales marcadores de la edad adulta. (Kelly Sikkema / Unsplash)
Hikikomori. Ese es el término en japonés para “retraimiento social extremo” y es la etiqueta para ese tipo de personas, muchas de ellas de entre 20 y 30 años, que se excluyen de la sociedad, viven con sus padres, se niegan a trabajar o asistir a la universidad y se comunican, cuando logran comunicarse, en gran medida a través de las redes sociales.

Hasta medio millón de hikikomori viven en Japón, que es un problema importante en una tierra con una población creciente de ancianos y una escasez de trabajadores jóvenes.

El Japan Times informa que los hikikomori mayores también existen en cantidades abundantes. Al igual que sus contrapartes más jóvenes, muchos de ellos sufren de depresión, se avergüenzan de su estatus social y temen conocer a otros que puedan preguntar por qué están desempleados.12 futuro de los jovenes 2

¿Pero son los hikikomori solo un fenómeno japonés?

Un informe del censo de EE. UU. de 2017 revela algunas estadísticas sorprendentes sobre nuestros jóvenes y sus condiciones de vida. En 2015, un tercio de los adultos de entre 18 y 35 años vivía con sus padres, y 1 de cada 4 jóvenes de entre 25 y 34 años (2.2 millones) no trabajaba ni asistía a ningún tipo de escuela. En 2016, más adultos jóvenes vivían con sus padres que con un cónyuge.

Este informe contiene comparaciones sugieren que nuestros jóvenes están tomando mucho más tiempo para crecer que sus padres y abuelos. En 2005, 35 estados informaron que la mayoría de los adultos jóvenes vivían independientemente. Solo 10 años después, solo seis estados informaron esta misma mayoría. De 1975 a 2016, el número de mujeres jóvenes que fueron contadas como amas de casa cayó del 43% al 14%. Este mismo informe revela que muchos adultos jóvenes consideran que la educación y las oportunidades de empleo son marcadores importantes de la edad adulta, pero más de la mitad cree que casarse y tener hijos tiene poco que ver con convertirse en adultos.

Dado el auge de los últimos tres años en el empleo, estas estadísticas seguramente han cambiado, sin embargo, sin duda, muchos de los jóvenes permanecen bajo el techo de sus padres. No debería haber responsabilidad asociada a esa situación; se podría argumentar fácilmente que vivir juntos es un acuerdo financiero inteligente para padres e hijos.

Pero, ¿qué pasa con aquellos que viven con mamá y papá y que no trabajan o no van a la escuela?

De todos los jóvenes que conozco, solo tres se ajustan a esa descripción. Uno sirvió como infante de marina en Medio Oriente hace años, estuvo en combate, regresó a su hogar alegando que tenía TEPT y se instaló en el sótano de sus padres, donde, hasta donde sé, permanece, aunque sus reclamos de asistencia del gobierno fueron denegados. Otra mujer ganó una demanda por acoso sexual mientras servía en el ejército, y aunque vive de forma independiente, perderá el dinero que recibe del gobierno si consigue un empleo remunerado. El tercero es un hombre de 22 años con diversos trastornos de personalidad.

En Failure to launch: Why your twentysomething hasn’t grown up... and what to do about it (Fracaso en el lanzamiento: por qué su veinteañero no ha crecido... y qué hacer al respecto), el psicólogo clínico Mark McConville nos presenta a muchos más jóvenes que luchan con la transición de la adolescencia a la edad adulta.

A Nick le iba bien en la escuela secundaria, iba a la universidad, a fiestas y faltaba a clases, fue suspendido por sus fallas académicas, regresó a casa, reside en el sótano y se niega a encontrar empleo. Kaylee, una joven por lo demás brillante, no puede controlar sus hábitos de gastar y constantemente está acumulando facturas de tarjetas de crédito.

Kyle está aterrorizada de dar el salto de la escuela secundaria a la universidad.

Birdie dejó la casa de sus padres buscando independencia, pero la autosuficiencia financiera demostró ser más de lo que puede manejar, y pronto “estaba durmiendo catorce horas al día... y descuidaba gravemente el cuidado personal básico”.

McConville cree que estos jóvenes y otros están fallando en tres formas de crecer: carecen de un sentido de propósito, fallan en la “responsabilidad administrativa”, lo que significa hacerse cargo de sus vidas y les faltan las habilidades sociales necesarias para interactuar con otros adultos. Utilizando estas historias de casos y ejemplos de sus propias experiencias como padre, McConville ofrece a los lectores consejos sabios para facilitar el paso de la adolescencia a la adultez.

En Dear Twentysomething (Querido veinteañero), una carta casi al final de Failure To Launch dirigida directamente a los jóvenes en lugar de a sus padres, McConville escribe: “Convertirse en un adulto es más difícil de lo que la mayoría de nosotros queremos reconocer, y mucho más difícil de lo que nadie se atreve a decirte en la escuela secundaria”, y luego agrega: “Eres humano, y este es el camino torcido que cada uno de nosotros seguimos hacia nuestro peculiar, imperfecto y gratificante futuro”.

Todos nuestros jóvenes podrían animarse al leer las sabias reflexiones de McConville en este capítulo.

Por supuesto, la mayoría de los jóvenes de veinte años no se ajustan a estas estadísticas y descripciones. Mis cuatro hijos se graduaron de la universidad, se casaron a la edad de 22 años y encontraron un empleo gratificante. Como resultado, un pelotón de nietos ahora es dueño de mi corazón, y puedo ir a mi tumba razonablemente seguro de que sus padres se abrirán camino en el mundo.

Pero dos puntos de los datos anteriores son particularmente desalentadores.

Primero están aquellos jóvenes que viven en casa pero que no trabajan ni asisten a la escuela. Al igual que el amor, el trabajo —incluso el trabajo pesado— contribuye al bien común y debería brindar cierta satisfacción personal, si no es más que un cheque el día de pago. Pero no trabajar, ni siquiera ser voluntario en el comedor de beneficencia local o en la biblioteca pública, le quita la oportunidad de sentirse útil, de contribuir, de conectarse con una empresa más grande que el yo solitario. En el artículo de The Japan Times, conocemos a un hombre mayor que vive recluido con su anciana madre. Ella lucha con las tareas domésticas, pero incluso allí su hijo se niega a echarle una mano, confiando en cambio en que los trabajadores del gobierno vengan a la casa y realicen tareas demasiado difíciles para ella.

Aún más preocupante es el fracaso entre los jóvenes de equiparar la familia y el matrimonio con la edad adulta. Esta actitud refleja un narcisismo triste, un deseo de ganancia personal, una educación sólida y un trabajo lucrativo, pero no una voluntad de extender la definición de la edad adulta a las alegrías, responsabilidades y cargas de ser cónyuge y padre.

Tal desprecio por el matrimonio y la familia indudablemente tiene muchos factores que contribuyen, entre ellos el miedo al compromiso, la imposibilidad de encontrar una pareja adecuada, la incapacidad de mantener a una familia y una disminución del respeto por el matrimonio, pero hay consecuencias. Las tasas de fertilidad de nivel de reemplazo son 2.1 nacimientos por mujer. En Japón, la tasa de natalidad es de alrededor de 1,44 bebés por mujer, una circunstancia de larga data que atormenta a los japoneses ya que su población que envejece debe depender de cada vez menos jóvenes para recibir ayuda. Aunque nuestra situación aquí es menos grave, los Estados Unidos han experimentado durante muchos años una disminución en las tasas de natalidad. En 2016, el nivel de fertilidad rondaba los 1.80 nacimientos.

El matrimonio y la crianza de los hijos son los principales marcadores de la edad adulta. Que tantos de nuestros jóvenes los consideren sin importancia dice mucho sobre el estado caído del matrimonio y la vida familiar en nuestra cultura.

En cuanto a cualquier hikikomori entre nosotros, si está deprimido, busque asesoramiento. Si se siente perdido, busque ayuda. Baje sus dispositivos electrónicos, salga e interactúe con el mundo.

Le necesitamos.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un pelotón creciente de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, Carolina del Norte. Hoy vive y escribe en Front Royal, Virginia. Vea JeffMinick.com para seguir su blog.

https://es.theepochtimes.com/involucrarse-con-el-mundo-algunas-lecciones-para-jovenes_630305.html

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

NUEVOS MIEMBROS