Aprender nos debe llevar toda la vida

 

Nacemos con los dispositivos básicos para el aprendizaje: sensopercepción, atención, motivación y memoria, con los cuales nos enfrentamos a nuestro medio ambiente natural y al social, y nos adaptamos a medida que aprendemos a responder a todos los estímulos que de ellos emergen. La memoria y el aprendizaje tienen en común la incorporación de información que uno puede recuperar y el aprendizaje se distingue porque tal información es útil para la adaptación.

 

Es así que podemos pensar que dicha adaptación nos ha permitido evolucionar como especie, con un sustrato biológico que ha ido complejizándose por acción de la cultura, dividiendo funciones e integrando subsistemas.

La corteza cerebral es asiento de las funciones cerebrales superiores. Un ejemplo de ellas sería el lenguaje, que a diferencia de los dispositivos básicos del aprendizaje que son innatos, debe ser aprendido y lo debemos desarrollar en interacción con los otros.

Aprender nos debe llevar toda la vida 2

El sustrato biológico de estas funciones son las llamadas áreas corticales secundarias, dependientes de la estimulación y sobre las cuales la familia y los docentes tienen un rol fundamental. Luego tenemos las áreas de asociación terciaria en el lóbulo frontal y en la zona parieto-temporo-occipital, donde se integra información de diversas modalidades apareciendo por ejemplo la noción de esquema corporal, que, al igual que las anteriores, se instituye a partir de la estimulación.

 

Podemos influir sobre las áreas secundarias y terciarias, y por ello es relevante estimularlas a todas teniendo presente que en conjunto forman un único sistema. Hasta no hace mucho tiempo se desconocía la función de estas áreas que representan la mayor parte de la corteza cerebral, desde que se hace uso de las neuroimágenes podemos “ver” el funcionamiento del cerebro en vivo.

Cuando se busca mejorar la educación, en todos los niveles, se insiste sobre un aspecto que es el de integrar contenidos de distintas asignaturas, por ejemplo literatura, historia e informática. Dicha estrategia tendría su correlato en el cerebro y en áreas distintas que se integran mediante circuitos donde se interpreta y se elabora a partir de la información. La manera de “guardar” los conocimientos es construyendo nuevos saberes en base a los adquiridos en forma previa, comparando lo nuevo con lo viejo y estableciendo asociaciones.

Hay que diseñar estrategias de enseñanza que reflejen los mecanismos biológicos que portamos para el aprendizaje.

Es interesante introducir el concepto de reserva cognitiva, entendida como “el efecto protector que logra una buena educación” frente a procesos patológicos neurodegenerativos (Rodríguez y Sánchez, 2004) y también como aquella que posibilita una “compensación” en individuos con mayor educación, con un mayor nivel ocupacional o con una mayor inteligencia relativamente conservada frente a los procesos neurodegenerativos. (Stern, 2002). Este constructo permite explicar que a iguales cantidades de daño en el tejido nervioso en dos sujetos, uno se muestre más comprometido que el otro, aunque éste no nos protege de la enfermedad en sí. Es decir, lo que hace la reserva cognitiva es “esconder” durante un tiempo las primeras manifestaciones clínicas de la demencia. (Rodríguez y Sánchez, 2004).

¿Cuál sería el aporte del conocimiento de la reserva cognitiva al estudio del aprendizaje?

A través de la neuroplasticidad podemos explicar la capacidad de seguir aprendiendo. Ésta, a su vez, representa la posibilidad de reclutar neuronas o reforzar circuitos preexistentes, utilizando estas áreas estímulo-dependientes que ante el deterioro normal que se produce con la edad, o patológico podrán mantener sus funciones si conservan un remanente de tejido. La reserva cognitiva permite “relacionar la educación con la calidad de vida”.

 

El cerebro crea su propio diseño, genera cambios y “elige” qué estímulos iniciarán estos procesos. Enfrentar cambios, nuevos desafíos, implica establecer nuevas redes neuronales cuya finalidad es la adaptación a la que subyace el aprendizaje.

El medio ambiente del cerebro es el cuerpo y el entorno; entre ambos hay un flujo de información sostenido durante toda la vida, un equilibrio dinámico que en el organismo se traduce en una integración sensitivo-motora. Podemos buscar el significado de aprender desde una perspectiva ecológica y arribar como posible respuesta a que es la estrategia para mantener nuestras funciones mentales o. dicho de otra manera, para seguir siendo nosotros mismos.

http://asociacioneducar.com/aprender-llevar-toda-la-vida

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

NUEVOS MIEMBROS