Cuatro remedios contra la soledad del jefe en tiempos de incertidumbre.

 

En estos momentos en los que hay tantos cambios en el sector es imprescindible estar continuamente informado y mejorando, sin embargo, ella aseguraba que sus directivos no mostraban la proactividad necesaria, ni iban a su “ritmo”. La soledad del jefe parece algo inherente al puesto, tal y como afirmaban Javier Fernández Aguado y José Aguilar López, autores del libro “La soledad del directivo”.



La percepción general que se tiene de los directivos impide a veces reconocer que se trata de seres humanos, regidos por emociones y susceptibles de sentir angustias y temores. Detrás de la seguridad, la firmeza y la solidez que pueda reflejar un alto mando, se esconde una persona a quien su condición de líder le impone unos retos personales de enorme complejidad.

Si las pequeñas decisiones cotidianas que todos tenemos que tomar en cada instante pueden ser causa de angustias muy profundas, no es absurdo suponer que un directivo, en quien recae el poder último para tomar decisiones cuya repercusión va mucho más allá de su propia persona, pueda experimentar formas de angustia que otros no viven, no perciben o no comprenden.

La paradoja está servida, en tiempos de “hiperconectividad”, de inteligencia colectiva, de conversaciones en red, los jefes que no se han “conectado” a su gente se sienten más solos que nunca. Ahora, en tiempos VUCA (en inglés Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity), tiempos “revueltos”, en los que el cambio es la nueva normalidad, en los que la velocidad del cambio se acelera y necesitamos más que nunca la inteligencia organizativa para seguir avanzando y anticiparnos al cambio.

La directiva de este ejemplo es la CEO de una organización del sector turístico, que comentaba angustiada: “Tengo claro que necesito ahora más que nunca escuchar las ideas que me puedan aportar mis colaboradores. Necesito sus ideas, conocimientos e inteligencia para seguir adelante. Yo soy la única que pienso en los cambios, en la estrategia, en las mejoras continuas y no sé cómo acceder y potenciar la inteligencia colectiva de mi gente, para que aporte ideas y se comprometa con el futuro, no sé cómo crear una cultura conectada e innovadora”.

A pesar de las herramientas sociales que actualmente tenemos a nuestro alcance, no hemos avanzado demasiado e incluso analizando los posibles motivos de este caso, me vienen otros muchos ejemplos a la cabeza.

Quizás los directivos no están acostumbrados a que les escuchen. Quizás la cultura de la empresa no ha potenciado lo suficiente la innovación y la aportación de ideas de los colaboradores, quizás no hay herramientas ágiles de comunicación para compartir esas ideas, quizás el liderazgo no ayuda a provocar esas conversaciones.

Podemos encontrar numerosos ejemplos que se repiten en muchas compañías y que agudizan esta soledad del jefe. Estas son algunas ideas que podrían ayudar a la CEO del ejemplo:

 

1. Revisa tu estilo de liderazgo

Los tiempos han cambiado y con ellos los estilos de liderazgo que funcionan, que imprimen velocidad al cambio e impulsan la innovación. Se trata de estilos que gestionan emociones, potencian conversaciones, escuchan y empatizan. Recomiendo este post sobre el tema: La dimensión emocional del cambio: cuatro claves para líderes innovadores.

2. Crea conversaciones organizativas

Crea comunidad, patrocina las ideas, participa con humildad en las conversaciones. Existen muchas herramientas sociales que te permiten crear comunidades 2.0 en las que esas ideas puedan surgir de forma espontánea. Conseguirás más implicación de tus colaboradores. Aquí explico más sobre la estrategia que se ha de seguir para crear comunidades: Ya tengo una red social corporativa, ¿y ahora qué?

3. Digitalízate tú primero

Piensa que la mayor parte de las personas de tu compañía ya está en redes sociales interactuando entre ellos, compartiendo opiniones, información e incluso fotos y vídeos. Algunos han abierto grupos de Whatsapp para comentar temas profesionales y tú no lo sabes. La mayoría de los CEO siguen al margen de las redes sociales y ¿sabes qué?, hay estudios que indican que la presencia de los directivos aporta beneficios a la compañía: Los CEO y directivos de las grandes compañías, muy al margen de las redes sociales.

4. Escucha

Sobre todo escucha, conviértete en un CLO (Chief Listening Officer), es decir en esa persona que “escucha”, qué está observando qué sucede en las redes sociales y otros canales, analiza esas conversaciones, participa en ellas y extrae las claves más relevantes.

https://manuelgross.blogspot.it/2016/06/cuatro-remedios-contra-la-soledad-del.html

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

SIGUENOS EN TWITTER

NUEVOS MIEMBROS