El valor del matrimonio

Aunque en el mundo actual comprobamos que hay un gran cambio de valores, ideas y cambios de vida, observamos que en muchas encuestas dan a la institución matrimonial un valor positivo, tanto para las personas como para el conjunto de la sociedad. El matrimonio se basa sobre tres pilares: la diferencia de sexos, la procreación entre un hombre y una mujer y el sentido de la filiación nacido de un padre y una madre.

 

        

En primer lugar, la diferencia de sexos ha sido estudiada en numerosas investigaciones de la neurología, la endocrinología genética y la psicología del desarrollo. Estas investigaciones concluyen que hay una verdadera diferencia de los sexos del hombre y la mujer, en sus aptitudes corporales y mentales, en las formas de trabajar, de sentir y reaccionar ante estímulos ordinarios. Estas diferencias no se deben a los roles que tradicionalmente se han atribuido al niño y a la niña, ni a la cultura que han recibido en la familia, en la escuela o en la sociedad, como pretenden los impulsores del “género”, sino que vienen dados por la misma naturaleza.

        En segundo lugar, la procreación se da en la relación amorosa y sexual entre un hombre y una mujer, mientras que las relaciones homosexuales son radicalmente estériles. Una de las mayores realidades del matrimonio es la misión de transmitir la vida y poder traer un nuevo ser al mundo.

        En tercer lugar, los hijos tienen un padre y una madre y entre ellos son hermanos. De las relaciones humanas entre ellas nace el sentimiento de seguridad de los cónyuges y la formación de una personalidad equilibrada de los hijos El matrimonio está ordenado a la procreación y educación de los hijos y esto contribuye al bien de los propios padres.

         Por otra parte, el matrimonio tiene un valor social, pues los padres y los hijos son los futuros miembros de la sociedad. La familia ha sido considerada como la primera y esencial forma de la sociedad, pues es la célula básica de la comunidad. Para muchos autores, la familia es el modelo de la sociedad por sus valores afectivos y morales.

        Algunas ideologías rupturistas actuales pretenden negar los valores esenciales del matrimonio, defendiendo un mundo sin reproducción sexual, sin maternidad y sin paternidad, dejando todo esto a los progresos de la biotecnología e investigación genética, para construir el mundo feliz diseñado por Aldous Huxley en los albores del siglo XX.

        Ante esas ideas mecanicistas e inhumanas, vemos que muchas personas con sentido común defienden y promueven los auténticos valores del matrimonio.

 

¿Qué es el sacramento del matrimonio? -Firmes en la Fe

 

 

       Arturo Ramo García.

https://apli.info/2016/04/13/el-valor-del-matrimonio/