Para entender la comunicación de la ciencia, se debe comenzar con conocer los dos términos que la comprenden: comunicación y ciencia. La comunicación Según  Chiavenato, es "el intercambio de información entre personas. Significa volver común un mensaje o una información. Constituye uno de los procesos fundamentales de la experiencia humana y la organización social". Según Stanton, Etzel y Walker, la comunicación es "la transmisión verbal o no verbal de información entre alguien que quiere expresar una idea y quien espera captarla o se espera que la capte".

 

Para aclarar el concepto de ciencia, es necesario saber que el conocimiento  es un conjunto de información que se adquiere a través de la experiencia o del estudio y que puede ser organizado sobre hechos accesibles a distintos observadores; entonces la ciencia se puede denominar como el conjunto de técnicas y procedimientos que se utilizan para alcanzar ese conocimiento (de hecho la palabra ciencia proviene del latin scientia, que significa conocimiento).

Ahora, armando los conceptos anteriores se puede decir que la comunicación de la ciencia se entiende como  todos los procesos comunicativos que se dan al interior de la comunidad científica y de ésta con la sociedad. El objetivo principal de la comunicación de la ciencia es mantener informado a las comunidades científicas de las investigaciones realizadas por los miembros de esas comunidades.

La ciencia necesita vehículos de impulso que permitan la difusión masiva de sus investigaciones, unos de esos vehículos lo representan las revistas científicas. La American Library Association (ALA) define a las revistas científicas como una publicación periódica que publica artículos científicos y/o información de actualidad sobre investigación y desarrollo acerca de un campo científico determinado. De esta definición se puede concluir que el objetivo de las revistas científicas es  el de dar a conocer a la comunidad científica, regional, nacional y mundial, los resultados de las investigaciones de personas que se dedican a este tan importante oficio.

Al hablar sobre revistas científicas, no se puede dejar de lado la importancia de la visibilidad que deben tener; toda revista científica debe ser visible por las comunidades científicas  para que sean validadas, para estos existen instituciones que han creado repositorios o base de datos de las mejores revistas a nivel mundial, uno de estos institutos es El Institute of Scientific Information (ISI)  y El Science Citation Index (SCI). Estos institutos internacionales permiten indexar las revistas más destacadas para que tengan mayor difusión a nivel mundial.

Para que una revista científica sea indexada por estas instituciones, deben pasar por rigurosos criterios de evaluación que garantizará a la comunidad científica que las publicaciones indexadas sean de alta envergadura. Estos rigurosos criterios, permiten realizar ranking y premiaciones de estimulo a los investigadores.          

En Venezuela existen varias instituciones que contienen índices de las revistas más destacadas del país, una de ellas es el Índice y Biblioteca Electrónica de Revistas Venezolanas de Ciencia y Tecnología (REVENCYT), en su página oficial http://www.revencyt.ula.ve se referencia la siguiente información: ”fue creado con la finalidad de consolidar y mantener un banco de datos automatizado contentivo de información referencial, de los artículos publicados en las principales revistas venezolanas de ciencia y tecnología, para facilitar la búsqueda y recuperación de esta información, así como también para mejorar e incrementar la visibilidad y acceso universal a la producción científica venezolana” .

 La Universidad de los Andes está a cargo del repositorio REVENCYT y cuanta en la actualidad con 252 revistas, de las cuales 181 están activas y 161 están disponibles en línea en el sitio Web: http://www.revencyt.ula.ve.

 

 También en Venezuela se tiene la biblioteca científica Scielo, que en su página oficial http://www.scielo.org.ve referencia lo siguiente: “abarca, una colección seleccionada de revistas científicas venezolanas en diferentes áreas del conocimiento. Esta colección incluye a aquellas revistas que, además de pertenecer al Registro Nacional de Publicaciones Periódicas, han obtenido una puntuación superior al 50% en la Evaluación de Méritos que realiza periódicamente el Fondo Nacional de Tecnología e Innovación (FONACIT)“.

 Como conclusión, la ciencia necesita inminentemente un canal de comunicación que permita la difusión masiva de las publicaciones que la comunidad científica  desarrolla periódicamente con el fin de ser validada y reconocida por la sociedad mundial y así ser aplicada y convertida en tecnología.