No hay cura para el sida, pero ya hay dos pacientes libres de VIH

 

Por Mario Viciosa. Dos pacientes presentan signos claros de haberse librado del VIH por primera vez en la historia. Pero queda mucha la lucha contra el sida.
En las enfermedades infecciosas hay lecciones que pueden ser útiles de cara a otras epidemias, como la actual de coronavirus. Aunque las diferencias del SARS-CoV-2 y el VIH son enormes, sabemos que algunos tratamientos para el segundo está resultado prometedor en pacientes aquejados de COVID-19.

Sin embargo, el sistema inmune, por sí mismo, también da sorpresas. En 2003, un hombre, bautizado después como el paciente de Londres se infectó del VIH. Empezó a ser tratado con antirretrovirales.

En 2012, tuvo la desgracia de ser diagnosticado de un linfoma de Hodgkin, que ataca a parte del sistema de defensas del paciente. Se le aplicó una terapia con células madre. Superó el cáncer... y dejó de presentar de VIH.

Su caso se publicó en la revista Nature. Se convirtió en la segunda persona que con una remisión parecido del VIH, tras otro caso en Berlín en 2009. Es «algo único y muy especial», explicó en su momento la coautora del estudio María Salgado, del Instituto IrsiCaixa.12 vih 1

Hoy, un artículo publicado en la revista The Lancet HIV destaca que ahora, 29 meses después de la interrupción del tratamiento, el virus continúa indetectable en sangre, líquido cerebro-espinal, tejido intestinal y semen. Con esto, se da por confirmada la «cura» del VIH (que no del sida, que no desarrolló) del llamado paciente de Londres.

Una mutación que bloquea al virus
En 2016, el paciente de Londres se sometió a un trasplante de células madre con una mutación, llamada CCR5 Delta 32. Además de servir para luchar contra el tumor (se introducen linfocitos a modo de soldados hiperentrenados para luchar contra el cáncer), se vio que impide la entrada del virus a las células.

Se da la circunstancia de que las células umbilicales del donante tenían esa mutación. Eso fue similar a lo que vivió el paciente de Berlín, aunque el alemán dejó el tratamiento contra el VIH antes de tratar el cáncer y tenía dos copias del gen mutado. Se ha visto que no son, a priori, necesarias.

El paciente de Londres tiene anticuerpos contra el VIH, aunque a un nivel muy bajo. Ha experimentado una reducción continua desde el trasplante. Puede deberse a que las nuevas células del sistema inmunitario se hayan expuesto al virus y «aprendido».

Pero según Salgado, “es habitual que en el organismo persistan evidencias de una infección pasada, los anticuerpos pueden tardar años en desaparecer”. O sea, son fósiles que, en realidad, no están trabajando.

La publicación coincide con la Conferencia de Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), evento mundial sobre sida, que debía celebrarse en Boston (EEUU) pero finalmente tiene lugar de forma virtual debido al coronavirus.

Un tercer paciente, más de un año libre de VIH
En este mismo congreso, el consorcio IciStem ha presentado un tercer caso de remisión a largo plazo del VIH después de un trasplante de médula ósea: el Paciente de Düsseldorf, que lleva 14 meses sin virus, tras dejar de tomar fármacos antirretrovirales.

Los investigadores diferencian los conceptos de cura y remisión a largo plazo. «Cuando se publicó inicialmente el caso de Londres insistimos en no hablar de cura porque, aunque 18 meses invitaban mucho al optimismo porque no se había visto un intervalo tan largo desde el paciente de Berlín, queríamos ser prudentes y no generar falsas expectativas», señala Javier Martínez-Picado, investigador co-coordinador de IciStem.

Aún quedan barreras antes de que la edición genética pueda ser utilizada como estrategia de cura para toda la población.

Habitualmente, cuando las personas con infección por el VIH interrumpen el tratamiento, el virus rebota a lo largo de las primeras 4 semanas. La falta de rebote en estos casos se debe a que las células del donante son resistentes al VIH, y a medida que van reemplazando a las células del receptor mediante el trasplante, el virus disminuye sus posibilidades de infección y acaba desapareciendo.

Pese al éxito, Martínez-Picado subraya que «aún quedan ciertas barreras por derribar antes de que la edición genética del receptor CCR5 pueda ser utilizada como estrategia de cura escalable para toda la población».

El VIH es muy difícil de eliminar. Es un virus que, lejos de quedarse en la superficie de las células, se camufla con su ADN. Unas 37 millones de personas viven con VIH, muchos, afortunadamente, manteniendo el sida lejos de sus vidas gracias a antirretrovirales.

La comunidad científica aspira a que la mayoría tengan una carga viral tan baja que no puedan infectar a otras personas.

https://www.newtral.es/no-hay-cura-para-el-sida-pero-ya-hay-dos-pacientes-libres-de-vih/20200311/

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

NUEVOS MIEMBROS