El cerebro humano

El cerebro humano también tiene algunas diferencias en relación con cómo se recuerda, y estos cambios están relacionados con los que ha sufrido el cráneo. No estoy seguro de si la forma del cráneo se adapta al cerebro o es al revés, pero así como el primero luce diferente para muchas personas, el segundo también ha cambiado. Para observar las diferencias, aquí una comparación entre cómo se recuerda y cómo existe, tomada del video sobre los cambios en la anatomía que publicó el Dr. Tarrin P. Lupo.

20 cerebro 3

Lo primero que se puede señalar es que, al igual que el cráneo, el cerebro es más alargado y menos redondeado. Otra de las cosas que se han señalado es que la forma de la corteza es distinta a como era, aunque supongo habría que conocerla muy a fondo para estar seguro de eso, por ello no la veo distinta.

Pero lo que más se ha dicho es que el cerebelo está mucho más echado para atrás y para abajo, es más grande, está más alejado y tiene diferente forma. Y por otro lado, que el lóbulo frontal es más pequeño. Y esto es digno de un breve análisis porque tiene que ver con algo que se ha observado mucho últimamente: la gente es más agresiva, más impulsiva, más instintiva y mucho menos pensante y civilizada. Y la explicación sencilla sería que el cerebro en esta realidad tiene más desarrollada la parte que controla los instintos, el cerebro primitivo, y menos desarrollada la parte que controla el raciocinio, la corteza prefrontal.

Seguramente lo has notado, ya sea con la gente que te rodea, con quien te encuentras en la calle o hasta en tu misma personalidad: los instintos primarios están más elevados y parece que la gente pensara menos. Sí, parece que en esta realidad el ser humano tiene una respuesta instintiva mucho mayor y una mucho menor capacidad de raciocinio; el instinto de supervivencia predomina, principalmente representado por la sexualidad y la violencia, que están desatadas.

20 cerebro 4Más allá de que en los medios de comunicación cada vez es más común ver este tipo de conductas, que parecen promoverse abiertamente y sin problemas, en la vida cotidiana lo puedes notar. La gente es agresiva y prefiere atacar antes de dialogar; los niños cada vez están más sexualizados, y no necesariamente porque estén expuestos a cosas sexuales o sean víctimas de abuso, sino porque es parte de su propia naturaleza; el autocontrol es cada vez más difícil de desarrollar o alcanzar y la gente parece sufrir bastante de problemas de atención, concentración, aprendizaje y raciocinio.

Aquí una explicación un poco más extensa. Desde hace casi 10 años apoyo en la edición de un podcast enfocado a temas de familia, pareja, problemas personales y sexualidad; la gente manda sus casos y la psicóloga que lo conduce les da su punto de vista. Y he notado que de hace poco menos de 2 años han aumentado considerablemente las consultas relacionadas con temas de sexualidad que tienen que ver con los hijos.

Los niños de forma natural exploran su sexualidad a una temprana edad, pero solía ser de forma inocente, sólo viendo o tocando las partes del cuerpo, conociendo sus formas y funciones; y tal parece que cada vez a una menor edad inician esa exploración, pero van mucho más allá: del mismo modo que un perrito apenas a los pocos meses despierta a su sexualidad y por instinto intenta montar a una perrita, los niños cada vez más pequeños muestran conductas altamente sexualizadas. Como decía, en mi opinión, no es necesariamente por estar expuestos a estas conductas o por sufrir de algún tipo de abuso, como tradicionalmente se consideraba para explicar dichas conductas, sino porque en su cerebro, los instintos están más desarrollados, esas conductas primitivas sobresalen ante las racionales y toman control sobre sus actos.

20 cerebro 5El autocontrol se desarrolla en la corteza prefrontal, y al ser más pequeña, provoca que la gente sea más impulsiva, piense menos y actúe más. Pero no sólo eso, muchas funciones que tienen que ver con el aprendizaje parecen estar fallando; incluso hay mucha gente que señala que ha comenzado a sufrir de algún tipo de dislexia al escribir o leer -a mí sí me ha sucedido eso, nunca lo sufrí, y de hace un tiempo a la fecha noté que con mayor frecuencia equivoco las letras el escribir; por ejemplo, suelo escribir «auqnue» cuando quiero escribir «aunque», entre algunas otras-, o problemas con el habla, u olvido de conceptos y nombres de cosas (como una especie de principios de Alzheimmer).

Esto es lo más contradictorio que encuentro sobre mi explicación del Efecto Mandela, o la de la Ascensión Espiritual: si cada vez más aumenta nuestra frecuencia de vibración, si nos estamos fusionando con Universos Paralelos cuya mayor Frecuencia sobresale, ¿cómo es posible que nuestro cerebro esté más preparado para responder y para ser instintivo, que para pensar, razonar, entender y generar conocimiento? ¿No debería el cuerpo humano existente en Dimensiones superiores, con mayor frecuencia de vibración, estar más preparado para el desarrollo mental? En fin, sólo una reflexión.

Por cierto, yo he estudiado la mente y el cerebro humano desde hace muchos años, es uno de esos temas que siempre me han interesado, y al hablar de las partes del cerebro, para mí se solía clasificar en: corteza prefrontal (la parte más anterior de la corteza cerebral, la de más adelante, encargada del raciocinio); cerebro límbico (bajo la corteza cerebral, como en el «centro» del cerebro, encargado de manejar las emociones) y el cerebro primitivo (constituido principalmente por el cerebelo, encargado de manejar instintos básicos e impulsos).

Así lo conocía, y apenas hace poco -después de saber del Efecto Mandela- supe que a la corteza prefrontal se le llama más comúnmente neocorteza, y a la parte instintiva y primitiva se le llama cerebro reptiliano (por ser la parte menos evolucionada y su semejanza con el cerebro de los reptiles).

20 cerebro 6

Honestamente nunca había escuchado el término «cerebro reptiliano», y la verdad no puedo dejar de asociarlo con los Reptilianos, esa supuesta raza alienígena que se dice ya vive entre nosotros y controla el planeta, o que pretende invadirnos y dominarnos (dependiendo la teoría de conspiración que uno elija). Y de verdad me parece muy curioso no haber escuchado jamás ese término, ni siquiera después de saber de la posible existencia de dichos seres, ni tras investigar mucho sobre ellos. Me parece que al menos tuve que haber leído el término alguna vez en algún lado, ya sea como una referencia, como una curiosidad o una similitud, ya sea al estudiar a los Reptilianos o al estudiar el cerebro. Y no, nada, nunca. Pero al final, siendo muy sincero, no lo puedo catalogar como un Efecto Mandela porque aunque me gusta el tema, la fisionomía del cerebro humano no es un tema que domine a la perfección o con el cual me identifique tanto como para que me haya impactado, sólo me pareció muy curioso e interesante.

http://efectomandela.com/anatomia-humana/el-cerebro/