Antiguas historias chinas: Un corazón bondadoso conduce a la inmortalidad

 

Imagen: “Bambú y grullas”, principios de la dinastía Ming, de Bian Jingzhao. Dos grullas inmortales llevaron volando a Long Heng y a su esposa al Cielo. (Dominio Público)
Había un hombre rico en el condado de Changzhou en lo que en ese entonces se llamaba provincia de Suzhou. Su nombre era Long Heng. Nació con un corazón muy bondadoso y siempre ayudaba a los demás.

Long Heng abrió una casa de empeño, y debido a su sentido de la justicia su negocio era muy próspero. Un día, Long Heng se enteró de que había una cosecha de cereales en las provincias de Huannan y Cantón. El arroz era muy barato en estos lugares, entonces lo conversó con su esposa y decidió ir allí a comprar arroz. Planeaba traerlo de vuelta y venderlo a bajo precio a la gente del lugar ya que podría salvar a mucha gente de pasar hambre.

Long Heng tenía una hija y un hijo; el hijo se llamaba Long Quan y su yerno se llamaba Zilian Sun.

Cuando Long Heng se fue de viaje, su yerno, Zilian le ayudó a manejar el negocio en casa. Sin embargo, Zilian comenzó a pensar en cómo gastar dinero en disfrutar de la vida. En ese momento hubo una sequía y mucha gente murió de hambre. Sin embargo, Zilian y su esposa no hicieron nada más que guardar su comida y bebida para sí mismos todos los días en casa. No solo no ayudaron a otras personas, sino que también idearon planes para ganar dinero con ellos. Por ejemplo, algunas personas vinieron a la casa de empeño para vender algo valorado en 10 taeles de plata, pero él les dio solo 10 guan (que valía un poco menos de 10 taeles de plata).

Después de que Long Heng compró el arroz, se enteró de que había una sequía en su pueblo natal así que regresó inmediatamente. De camino a casa se dio cuenta de que ni siquiera había una brizna de hierba en los campos, ya que la gente llenaba sus estómagos con raíces y corteza de árbol. Cuando Long Heng llegó a casa, Zilian quiso organizar un banquete para darle la bienvenida pero Long Heng se negó de inmediato. Sacó los varios miles de kilos de arroz que había comprado para ayudar a la gente hambrienta. Long Heng puso un cartel en su puerta exterior que decía que la gente que tenía algo de comida podía pagar el 50 por ciento de lo que él había pagado; la gente que tenía poca comida podía pagar el 30 por ciento; la gente que casi no tenía comida podía pagar solo el 20 por ciento, y la gente muy pobre podía tomar el arroz gratis.

Kindness Cranes 231x350Imagen: “Bambú y grullas”, principios de la dinastía Ming, de Bian Jingzhao. Dos grullas inmortales llevaron a Long Heng y a su esposa al Cielo. (Dominio Público)
Tan pronto como puso el cartel, su patio se llenó de gente que quería comprar el arroz. En solo unos meses, varios miles de kilos de arroz desaparecieron por completo. Un sinnúmero de personas fueron salvadas. La gran compasión y el corazón bondadoso de Long Heng conmovieron al Cielo, y unos días después hubo una fuerte lluvia que alivió la sequía.

Un día, Long Heng y su esposa llevaban una gran suma de dinero a la capital para hacer negocios. Después del atardecer de esa noche, Long Heng vio a un taoísta sosteniendo una espada fuera de la cabina de su barco. De su espalda colgaba una vasija que emitía fuego. De repente, el taoísta golpeó y arrojó al agua a un hombre grande que sostenía un hacha grande. Otros tres hombres escaparon inmediatamente después de ver esto. Long Heng estaba seguro de que los cuatro hombres eran ladrones. Se apresuró a ver al taoísta y le dio las gracias por salvarle la vida.

El Taoísta le dijo: “El ladrón muerto en el agua es tu yerno Zilian. Pidió a un grupo de personas que te siguieran y quiso matarte y llevarse todo tu dinero. Pasé por aquí, y sé que eres una persona de buen corazón, así que decidí salvarte la vida”.

Long Heng le preguntó su nombre, y dijo: “Cuando llegues a un pedazo de nube en el Monte Tai, pregúntale al otro taoísta; él te lo dirá”. Entonces una nube descendió y el taoísta desapareció inmediatamente.

En su camino a casa, Long Heng y su esposa pasaron al pie del Monte Tai, donde vio tres caracteres chinos tallados en la montaña. Los caracteres decían ‘Pedazo de Nube’. De repente, recordó las palabras del taoísta. Estaba a punto de preguntarle a alguien sobre el taoísta, cuando súbitamente hubo una ráfaga de viento y un inmortal apareció justo frente a él. Con otra mirada, inmediatamente se dio cuenta que el inmortal era el taoísta que había conocido antes.

El taoísta pasó su mano sobre su manga y dos grullas blancas salieron volando de ella. Le dio una a Long Heng y otra a su esposa. Sobre las grullas blancas volaron hacia el cielo, y el taoísta voló con ellos. Volando sobre los lomos de los pájaros inmortales y rodeados de nubes auspiciosas, se elevaron hasta el Cielo.

Esta historia fue editada para mayor claridad. Traducido por Dora Li al inglés, fue reimpreso con permiso del libro “Treasured Tales of China”, Vol. 1, disponible en Amazon.

https://www.lagranepoca.com/news/360244-antiguas-historias-chinas-un-corazon-bondadoso-conduce-a-la-inmortalidad.html

Contenido Relacionado

Suscríbase a nuestro Boletín

Busqueda en Creadess

Nota de Creadess

"Ten presente que no busco tu aprobaciòn ni influir sobre tì, me sentirè satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por tì mismo".....Bruce Lee

Los textos de los artìculos publicados son tomados de otras pàginas y tienen claramente indicada la fuente de origen. Nuestra intenciòn es darles una visiòn amplia y no sesgada de los hechos actuales y contribuir a mejorar su bienestar fìsico, mental y espiritual dando herramientas ùtiles y una visiòn positiva de nuestras realidades.

Los artìculos del blog son escritos por nuestros colaboradores. Somos defensores de la libre expresiòn por lo tanto no ejercemos filtros ni sesgos en los contenidos pero si aseguramos la seriedad profesional y veracidad de las personas que postean.

Sigue a Creadess

Envía un mensaje o sugerencia

Nombre (*)
Entrada no válida
Correo (*)
Entrada no válida
Mensaje (*)
Entrada no válida
Entrada no válida

SIGUENOS EN FACEBOOK

NUEVOS MIEMBROS